lunes, 15 de marzo de 2010

De los humanos y otros conflictos.

Cuando el hombre tiró la primera piedra se la dirigió a otro hombre porque consideraba que estaba invadiendo su territorio de caza, luego le tiró una piedra a otro que le cogió sus frutos. Pasados unos años, fue la rueda lo que motivó que se pelearan de nuevo nuestros dos protagonistas. Ambos se pensaban con derecho a utilizarla. Uno se había enfadado con el otro porque no le dejó suficiente espacio en la cueva para pintar y ahora pensaba que ya estaba bien de renunciar, era su turno de disfrutar de la rueda.

Se hicieron mayores y ese material dorado que tanto brillaba, y que uno llamaba oro y el otro riqueza, fue siempre un elemento de conflicto, al igual que el uno no se dejaba mandar por el otro. Aparecieron varios dioses, uno el de uno y el otro el del otro y ambos siguieron peleando. Eso hizo que uno de ellos se fuera a otras tierras, quería que le dejaran vivir a su modo y manera pero no hizo sino entrar en conflicto con otros hombres que vivían en las nuevas tierras.

Con todo allí se quedó uno de nuestros protagonistas hasta que sus antiguos conocidos fueron allí a seguir peleando. Otro inventó el ir en barco y uno se peleó con él, quería que le contara el secreto de la navegación. Unos más altos y fuertes, mejor armados vinieron a robar la tierra de los otros. Unos construyeron pirámides, otros las saquearon, algunos emprendieron imperios que otros destruyeron, unos pocos inventaron ingenios que otros explotaron. Los de piel negra fueron tratados como inferiores y en cambio un líquido negro empezó a mover el mundo. Llegó la Guerra, de 100 años, y de 6 días, Civil y Mundial, Fría y Nuclear, de religión y comercial y en ésas seguimos, de conflicto en conflicto, en el trabajo, con los vecinos, entre parejas y entre familias y en las mismas familias también. Somos un conflicto y lo seguiremos siendo, supongo que es lo que nos hace crecer pero ¿y si nos hubiéramos equivocado?. 10.000 años o más de conflictos y humanos y así seguimos oiga, cuando menos da que pensar.

6 comentarios:

Fernando López Fernández dijo...

Hola Pedja:

Si, somos un conflicto, pero mi pregunta es ¿por qué somos un conflicto?. ¿qué nos lleva a "guerrear" siempre. ¿Será cuestión de la naturaleza? ¿o de supervivencia?
En fin, ahí lo dejo.
Un abrazo

MaS dijo...

hola Pedja,
"de los humanos y SUS conflictos", o "de los humanos coflictivos", o...
nos vemos reflejados en un espejo y le tiramos piedras al de al lado por ser un reflejo de nosotros mismos.
Ignoro si Freud habla de esto, o el psicoanálisis tiene un nombre que conceptúa esta idea, pero eso es lo que yo pienso. Seguro que alguno me tira una piedra por pensar así.
Yo, os lanzo un beso.
M.

Pedja dijo...

Hola Fernando,

Vaya me parece que esta vez, como de costumbre, los comentarios aportan más que la entrada en cuestión. Para mi lo que lleva a que estemos siempre en conflicto son dos cosas:

- Siempre queremos lo que no tenemos y cuando lo conseguimos deja de tener valor.

- Estamos convencidos de que nuestras percepciones son ciertas y que nuestros sentidos no nos engañan. Es decir, que lo que pensamos es lo cierto.

Y tú, ¿cómo lo ves?. Abrazos y gracias.

Pedja dijo...

Querida Mas, tecleo en google freud y conflicto y me salen cientos de referencias y me pongo a leer y me pierdo y no contestos al comentario. Freud, qué interesante, un genio, seguro que con alguna contradicción que no tardaremos en revelar. Y pra ti, ¿cuáles son las causas del conflicto eterno y humano?. Un abrazo y gracias.

GDS dijo...

Bueno, sin animos de crear conflictos, son me encontré con esto buscando el origen del conflicto....:


Proviene del latin co-flagare (co, unidos y flagare, castigar, sufrir)

Atendiendo a la etimología latina flic derivado de fligo, esto es chocar, golpear, proximidad física.

Otro sentido: confluere, que significa confluir

¿Habrá un conflicto en la etimología del término conflicto?

Saludos...

Pedja dijo...

Seguro que sí GDS, hay un conflicto en la propia terminologí de la palabra conflicto, qué bueno¡¡¡, gracias, un abrazo.