lunes, 21 de diciembre de 2009

Diferencias entre largo y grande (uy qué título más desafortunado)

Si la vida fuera eterna no pondríamos en ella la misma intensidad. Lo que da sentido a la vida y lo que permite disfrutarla es su carácter efímero, nos dice Punset. Es como el chiste que me contaron esta semana:

             Un médico le dice a su paciente:
            - "No coma grasas ni azúcares, el fumar lo tiene prohibido, olvídese del sexo y del alcohol. Reposo absoluto, se acabó el viajar". 
           - "¿Y con eso viviré más?". Le pregunta el paciente.
           A lo que el médico contesta.  "No pero se le va hacer de largo...".

Sin la presión de la mortalidad, no hubiéramos avanzado como lo hemos hecho. Podríamos ser inmortales y tener una vida larga o podemos ser mortales y gozar de una vida grande. Ésa es la diferencia entre largo y grande, y no otra (de verdad). Esto no es un ensayo general sino una representación única, podemos equivocarnos pero no podemos dejarlo de intentar. Podemos errar pero no podemos dejar de ilusionarnos. Es Navidad, para muchos un tiempo de mentira, para otros un tiempo único. En cualquier caso, no olviden que después de Navidad sigue el 7 de enero, que es otro día único y luego la primavera, los helados del verano, el campo en otoño y otras Navidades en el 2010, exprima el momento, vaya a por todo ello o a por lo que quiera pero no deje de ponerle intensidad a su vida. Felices Fiestas, les dejo con la maravillosa entrevista de Eduard Punset para el que tenga tiempo en estas vacaciones.


domingo, 13 de diciembre de 2009

De los picos de Jerez y otros destinos.

Me meto en el supermercado, el Sainsbury´s, que abre hasta las diez. Todos los dependientes me son exóticos. Me llena la bolsa un señor muy mayor que trabaja para poder completar una pensión irrisoria. No hay carnicería ni pescadería, en la sección de platos preparados diversas recetas indias. De todos los productos venden la versión "normal" y la versión orgánica.

Sigo comprando, junto a las películas venden las inconfundibles patatas fritas Tyrrels, avinagradas, tan adictivas como las patatas fritas que me ponen en cualquier bar del Retiro. Si me traigo las bolsas de casa me dan dos puntos en la Nectar Card, con 1000 puntos tengo dos libras y media para poder gastar.

Busco la leche pero toda es fresca, hay más clases que en España, muchas más, entera, desnatada, semidesnata, con un 1% de grasa, con 0,1%... cojo la botella de las cuatro pintas para que me dure varios días, aunque aqui la leche caduca antes. Paso por la sección de vinos, los españoles no ocupan un lugar preeminente. ¿Dónde venderán los bizcochos de soletilla?. Seguro que aqui no habrá, como el Colacao.

Termino la compra, paso por la sección delicatesen y allí están: los picos de Jerez, solo queda una caja a casi 3 libras. Si supieran que en mi país los picos de Jerez se venden en cantidades mucho más grandes y mucho más baratas y no son considerados un producto de gourmet. Y así me vuelvo a casa, pensando en que debiéramos ver la vida con ojos de turista o de niño, es decir, siempre ilusionados, considerando que los picos de Jerez son una delicatessen como el poder darnos un paseo o leer el periódico o desayunar en la cafetería de al lado del trabajo. Cuando uno viaja todo le va bien, cuando uno está de vacaciones todo le va bien, en el día a día se trata de pasar, qué horror, mañana es lunes. Los picos de Jerez son una delicatessen, qué bueno, los lunes también.

Definitivamente me quedo con la visión del turista o del niño, para ellos la rutina es un asunto de sorpresa, la normalidad algo a descubrir todos los días y algo tan normal como los picos de Jerez o jugar en el parque son una delicatessen. Me voy a la caja con los picos en cuestión, pagaré por ellos un precio desorbitado, esta ocasión lo merece, mañana también...

domingo, 6 de diciembre de 2009

Todo cambia para seguir siendo lo mismo.

Hace veinte siglos, teníamos los mismos problemas que hoy en día, afrontábamos desafíos parecidos a los de ahora. Hace 20 siglos, nos movían motivaciones similares a las existentes en la actualidad y nos atormentaban preocupaciones no muy diferentes a las que hoy nos acechan. Todo cambia.

20 siglos atrás no podíamos recorrer el mundo en un día, ni comunicarnos con cualquier persona en cualquier punto del planeta. 20 siglos atrás, el mundo no tenía nada que ver con este otro mundo en el que ahora vivimos. Vivíamos menos tiempo y con una peor calidad de vida. Todo cambia, nada permanece.

Somos capaces de doblar el conocimiento que tenemos en un corto período de tiempo. Cada vez avanzamos más y más rápido. El correo electrónico ya empieza a dejar de ser una tecnología moderna y está empezando a ser sustituido por otros medios como Tweeter o Facebook. Todo cambia, nada permanece y además ello se produce de una forma rápida.

Eso es básicamente en lo que consiste vivir, en cambiar rápido, en adaptarse, en seguir adelante, somos supervivientes. !Rápido¡, no bajes la guardia, si no, te quedas fuera. No tengas miedo a la inestabilidad, al cambio, a la creatividad, ése es nuestro hábitat natural. Definitivamente, todo sigue igual. Vivimos en el mejor de los mundos posibles afrontando los mismos problemas que hace 20 siglos. Vivimos en medio de un mar de paradojas y ésta es la principal, la de que todo cambia y el mundo sigue siendo el mismo lugar. Todo cambia, nada permanece, para seguir siendo lo mismo.



martes, 1 de diciembre de 2009

Historia de un botón.

Un botón es algo realmente insignificante si no te paras a pensarlo. Todos los días nos abrochamos unos cuantos de una forma mecánica y absolutamente inconsciente, ignorando la fantástica tecnología que se esconde tras un botón. Ésta es la historia de un botón de nácar:

"Déjale marchar, vamos, no le cortes las alas a tu hijo, total son dos años sólo". Con esas palabras convenció mi tío Josiah a mi padre para que me dejara embarcar en el segundo viaje del HMS Beagle por el mundo. Zarpé el 27 de diciembre de 1831, dejando atrás las lágrimas de mi madre por no poder pasar con ella la noche de fin de año. Yo esperaba verla dos años después, ignorando que el destino me tenía guardado un fabuloso viaje por todo el mundo de casi... 5 años.

"¿Por qué te llaman Jemmy Button?", le pregunté nada más zarpar a un indígena que nos acompañaba en el viaje y que nos serviría de intérprete con algunos nativos de América del Sur.

"El capitán dice que me nombraron así porque les dio un gran boton de nácar a mi familia para que me dejaran marchar pero me parece a mi que lo dice para evitar ser juzgado por secuestro". Pronto entablé amistad con Jemmy Button, el indígena que había sido educado durante un breve tiempo en la cultura británica. Me di cuenta que la cultura y la educación pueden hacer refinar tanto al ser humano como la falta de ella asilvestrarlo y hacerle un salvaje miserable y degradado. Todo lo hace la educación. A las personas nos pasa lo mismo que a los animales, nacemos salvajes y nos domesticamos por medio de la cultura y la educación.

Al llegar a Tierra de Fuego, Jemmy Button volvió con los suyos y yo tenía la firme esperanza de que hiciera un gran trabajo de evangelización y educación con los de su tribu. Le volví a ver un año más tarde y le dije: "¿Qué te vuelves a Inglaterra?, nos tomaremos un té y podremos salir a cazar zorros si quieres. Te puedo presentar gente en la Universidad que te ayude a completar tus estudios, además podrás visitar Europa y ver mucho mundo", le pregunté firmemente convencido de sus ganas de volver a Inglaterra. En cualquier caso, algo había cambiado en él, ya no era el mismo.

"Querido Charles, qué poco me conoces. Me acabo de casar, visto apenas con un taparrabos y aqui, entre la gente de mi tribu, he conocido la felicidad. Si volviera allí sería infeliz. Sé que a tus ojos soy un salvaje, inferior a ti pero yo soy feliz así".

Soy Charles Darwin, nací hace 200 años y fui el creador de la ciencia de la biología. Formulé la teoría de la evolución y del origen de las especies, despejando a la humanidad de uno de sus mitos más antiguos y lo que nunca comprendí es como Jemmy prefirió vivir como un salvaje a disfrutar de la civilización. Definitivamente, ese viaje a bordo del Beagle cambió mi vida. Fue un viaje en el que trabajé como nunca lo había hecho y por el que no percibí ni un penique, pero que me cambió radicalmente mi visión de las cosas. Descubrí que hay otras formas de vida que a otros les puede gustar. A pesar de que a mi no me parezcan apropiadas, he decidido no juzgarlas, no vaya a ser que el que esté equivocado sea yo. Con todo, yo prefiero vivir de forma civilizada, en Inglaterra y con botones...



lunes, 23 de noviembre de 2009

¿Quién decide?

Uno no sabe bien quién decide por nosotros, tic tac. Uno no sabe cuándo le van a ocurrir las cosas importantes de la vida, tic tac. Uno no decide cuándo nace, si en 1985 ó 1435, tampoco dónde ni cómo, tic tac. Uno no opta porque esa tarde de martes, como una de tantas, sea la tarde que besé a una chica por primera vez, tic tac. 30 años después se descubre que quizás no debí estudiar Ingeniería hidraúlica, tic tac.

A uno le llega la muerte en septiembre, a otros en viernes y a muchos al amanecer, tic tac. A uno le puede llegar por sorpresa la oportunidad de mejorar o empeorar profesionalmente, uno cree que decide por una buena opción pero no sabe lo que pierde con esa decisión, tic tac.

Otros no saben que esa persona que acaban de conocer será con el paso del tiempo su  mejor amigo  tic tac, o el padre de sus hijos, tic tac. ¿En qué momento decide alguien tener un accidente?. ¿En qué momento deciden otros curarse de una grave enfermedad? Tic tac.

El tiempo decide muchas veces por nosotros, el paso del tiempo es un gran aliado a la hora de tomar decisiones. Nos da experiencias, nos coloca en nuestro verdadero sitio, con nuestra justa dosis de humildad o engreimiento así que relájese, cuente con el tiempo para tomar decisiones. Siempre hay tiempo para ser feliz, para estar preparado a que ocurra algo importante, con 90 años o dentro de 15 días. Cuente con su amigo el tiempo, al fin y al cabo uno no sabe bien quién decide por nosotros, tic tac y uno no sabe cuándo le van a ocurrir las cosas importantes de la vida, tic tac.

domingo, 1 de noviembre de 2009

Los Reyes Magos siempre traen un regalo sorpresa...

... y suele ser el que más nos gusta por inesperado, improvisado y sorprendente. ¿No les ha pasado?. Yo recuerdo que siempre me pasaba lo mismo, que siempre había un regalo sorpresa que era con el que me quedaba. Y pensando y repensando, me doy cuenta que en la vida nos ocurre siempre algo parecido, siempre nos pasa algo que no estaba dentro de nuestros planes.

John Lennon vino a decir algo parecido a que la vida es eso que nos ocurre mientras hacemos otros planes.  Hay personas que sueñan con tener hijos y luego se dan cuenta de lo duro que es ser padre, otros se mueren por un viaje de vacaciones que cuando llega les da pereza. Algunos no están contentos con sus trabajos ignorando el magnífico ambiente que hay entre sus compañeros. La vida es eso que nos ocurre mientras nos empeñamos en sacar adelante nuestros proyectos. La vida, al igual que los Reyes Magos, siempre trae un regalo sorpresa, aprovéchelo.

Así las cosas, relájese y luche por sus proyectos pero adáptese a los regalos sorpresa que le serán dados. ¿Que no tiene hijos? Aproveche y dé la vuelta al mundo. ¿Que, por el contrario, forma una familia? Alégrese cada día por la suerte que le ha sido dada.

¿Qué no está a gusto con lo que estudia? Plantéese que puede estudiar, otros no tienen opción. ¿Le dejó su pareja? Muchas otras habrá esperando a hacerle feliz. ¿No puede salir de vacaciones este verano? Disfrute por 1,20 euros de una caña fría bien tirada.

Las noches que mejor me las pasé con mis amigos fueron aquéllas en las que no había grandes expectativas, que por sorpresivas, inesperadas o no planificadas nos sirvieron para aprender que el regalo sorpresa es el más atractivo de todos.

Espere, y espere algo bueno, la vida siempre nos trae un regalo sorpresa. ¿Le despidieron del trabajo? Magnífica oportunidad para irse a otro país. ¿Que le despidieron y tiene una familia que mantener? Magnífica oportunidad entonces para sentirse más unido a su pareja, en tiempos de dificultades siempre sale lo mejor de nosotros.

Ya lo sabe, la vida siempre trae un regalo sorpresa, disfrútelo. En realidad, cada día es un regalo sorpresa, vaya a por él, adáptese. A veces los Reyes Magos no acertaban con su regalo sorpresa, pasado un tiempo lo recuperaba y jugaba con él con pasión, lo descubría pasados unos meses y me provocaba una segunda ilusión. A veces en la vida, nos ocurren cosas que parecen muy malas, más que regalos sorpresa podríamos hablar de malas pesadillas. Encarguése de que pasado un tiempo esa mala experiencia la haya convertido con su actitud en un regalo sorpresa. Adaptése, disfrute de la vida mientras siga pensando que sus planes salen adelante. Disfrute del regalo sorpresa que es esta vida.

lunes, 19 de octubre de 2009

Hay que inventarse la vida

Tengo una tía que en varias ocasiones la he oído decir: "hay que inventarse la vida". Y no hay nada más cierto. Un viaje de fin de semana, una buena película de cine, un bar o una buena cerveza pero la vida hay que inventársela. No cabe el cansancio ni la falta de interés, no cabe la pereza ni el aburrimiento, la vida hay que inventársela. ¿Que no sabe qué hacer hoy?. No se preocupe, dése un paseo, ¿que está cansado? Aprecie una buena película de Woody Allen. ¿Qué se encuentra resfriado y le duele la cabeza? Tiempo entonces de escuchar música pero la vida hay que inventársela.

Tenga claro que nunca mejor que ahora y que siempre no podrá como ahora. Apasiónese con lo que sea pero apasiónese, ¿que no le gusta lo que hace? pues busque otra cosa. Un viaje a Edimburgo o a Sevilla, o al centro comercial de su barrio. Todo es interesante, todos somos interesantes, la vida hay que inventársela y de todo se aprende. Busque, muévase, ande, cambie, elija, haga y no se pare, nunca. Siempre habrá algo que hacer y que eso no le angustie ni le paralice.

La apatía, la más absurda de las enfermedades que nos azotan hoy en día. No sucumba a ella, vea una oportunidad donde otros ven una inversión errada, solo haciendo cosas uno aprende, coge experiencia. ¿Para qué ir un sábado a coger setas con el frío que hace? ¿Para qué coger el coche e irse a comer a Lugo con lo bien que se está en casa? Pues simple y llanamente porque la vida hay que inventársela.

No pare ni descanse, al fin y al cabo el tiempo no existe ya lo sabe.... y ya tendrá tiempo en otras vidas para descansar pero no en ésta, invéntese, cree su propio pasar por este mundo, ideando aventuras y diseñando días, creando sus artefactos para cubrir el tiempo que no existe. Otro segundo más, uno menos, corra, invéntese la vida.

viernes, 16 de octubre de 2009

Resultados de la encuesta agosto 2009

Ya tenemos los resultados de la encuesta del mes de agosto y resulta que el chatarrero observador ha cosechado un 0, 0% de los votos, lo que según mi querida estadística significa que no ha gustado nada. Ay si nos dejáramos guiar por la estadística, cuánto sufrimiento generaríamos y cuánto sufrimiento nos ahorraríamos, la falsa ciencia de la estadística, que todo lo presume y nada afirma... Pues según esa misma estadística, el ganador ha sido  "De cómo pasa el tiempo en el extranjero" con 3¡¡ votos y el 60% de los mismos mientras que "You can like the life you are living or you can live the life you like" ha tenido el 40% de los votos (2 votos). Gracias por participar y aguantar mi ataque mensual a la estadística. Ya está abierta la encuesta del mes de septiembre, a por ella¡¡¡.

martes, 13 de octubre de 2009

El ladrón de paredes

¿Qué es ser un artista?. ¿Es alguien que pinta maravillosamente bien aunque nunca pase a la posteridad?. ¿Se precisa el reconocimiento de los otros para ser un artista?. ¿Hay que estar en los museos para poder ser un artista?. ¿Es un artista quien vive de su arte o para ser artista hay que ser independiente?. Podría contestar a todas estas preguntas de forma negativa o positiva y daría igual. Yo siempre he pensado que soy un artista.




No sé si busco o huyo de la eternidad, la fama y el reconocimiento con mi arte. Actúo con nocturnidad y alevosía, robando paredes, espacios y escenarios. Actúo en la noche cuando nadie me ve. Algunos entienden que soy un vándalo, un graffitero más que ensucia ciudades. Yo siempre he pensado que soy un artista.




Puede que no sea el que mejor pinte, quizás mi técnica pictórica no tenga ningún mérito, muchos dirán que no tengo calidad artística suficiente para ser recordado y que no debo saltar de las paredes donde pinto a los museos más prestigiosos. Es cierto que me expreso a través de plantillas, hasta cierto punto lo que hago es fácil. Yo siempre he pensado que soy un artista.




Empecé en mi ciudad, Bristol y ya soy conocido en medio mundo, bueno yo no, mi nombre artístico es el conocido. Voy al asalto de nuevas paredes, escenarios urbanos donde dar rienda suelta a esta imaginación desbordante que tengo, a esta creatividad que no puedo retener. También me cuelo en museos y cuelgo obras mías sin previo aviso y ahí se quedan. No deja de tener lógica lo que hago, un museo es uno de los mejores sitios para conseguir espectadores... Yo siempre he pensado que soy un artista.



Incluso, al actuar de esta forma anónima, me arriesgo a que otros artistas me roben mi nombre, mis paredes y suplanten mi arte. Se llevarían mis plantillas y mis ideas pero también mis críticos y mis dudas. Soy Banksy, el artista desconocido más conocido del mundo. Pinto paredes aunque recibo críticas incluso de los propios graffiteros. Ya he expuesto en varios museos (de forma oficial sin tener que colarme) y han comprado obras mías en importantes subastas. Ya he publicado un par de libros. Mis obras son conocidas por todo el mundo, en especial en mi país, el Reino Unido. Nunca vislumbré que terminaría como un artista, exponiendo en museos en lugar de en la calle, viendo cómo los turistas compran postales y pósters con mis obras en los mercadillos de las ciudades de mi país. Me da igual toda esta historia, yo sigo a lo mío, siempre he pensado que soy un artista, estáte atento, cualquier día puedo aparecer en una pared de tu ciudad.



martes, 6 de octubre de 2009

No se tome muy en serio (II)

¿Es la evolución rigurosa? ¿Disciplinada? ¿Es la evolución algo lógico e inteligente? ¿Que responde a un plan trazado, a un diseñador inteligente? O, por el contrario, ¿es fruto del azar, de la casualidad?. No lo sabemos, lo que sí se puede decir es que la evolución es eficaz pero nada más que eso y para ser eficaz, como algunos buenos jefes me han enseñado, algunas veces hay que ser chapuzas. Somos imperfectos, así que no se tome tan en serio, y mucho menos tome tan en serio sus problemas.

La Naturaleza, al igual que nosotros, hace chapuzas para poder ser eficaz. No parte de cero para hallar soluciones sino que aprovecha los elementos que tiene y reutiliza recursos para ir adaptándose a los cambios. Esos apaños, esas chapuzas a veces funcionan increíblemente bien pero en otras ocasiones presentan problemas. Nosotros mismos somos una pura imperfección así que, le insisto, no se tome tan en serio. Ejemplos de nuestras imperfecciones:

1.- Nuestro propio envoltorio. La piel, delicada, sujeta a quemaduras del sol, cortes, picaduras...

2.- El ojo humano, capaz de distinguir fotones, paisajes y colores. El ojo, una increible maquinaria que  viene equipado de serie con un punto ciego que hace que sean precisos dos ojos para poder verlo todo.

3.- Nuestra laringe que ha evolucionado hasta permitirnos hablar lo que ha provocado que también seamos los únicos seres que podemos atragantarnos. Pero bueno, a pesar de que nos atragantamos, hemos podido tener un lenguaje, lleno de equívocos, con dobles sentidos y que muchas veces nos lleva a creer que entendemos lo que la otra persona nos está diciendo aunque no tenga nada que ver con lo que, en realidad, la otra persona nos quiere comunicar y es que el espía disparó al policía con el revólver... ¿Qué signifca esa frase? ¿Que el espía disparó con un revólver al policía o que disparó al policía que tenía un revólver?. El lenguaje es un desastre como herramienta para poder comunicarnos, por ahí se pueden explicar rupturas de parejas, negocios fallidos o viajes frustrados. Otro apaño.

4.- La memoria, mira que funciona mal nuestra memoria. Perdemos casi una hora diaria buscando algo, unas llaves, un papel o el móvil. Cuando recordamos a veces no sabemos lo que recordamos, mezclamos días, olores, personas e ideas y ello si es que logramos recordar algo. Es un cajón de sastre de recuerdos que te hace recordar nombre y apellidos de compañeros de colegio de hace 24 años y en cambio no nos permite saber dónde dejamos aparcado el coche.

A estas alturas de post, ¿aún se sigue tomando en serio?. Esto no va de ser perfectos, esto va de adaptarse para sobrevivir, de hallar soluciones que funcionen aunque ello signifique que tengamos que echar mano de un apaño. Con todo, a mi todo esto me sigue pareciendo una receta muy inteligente. Igual la evolución, aparte de ser eficaz, es inteligente y lógica y disciplinada, igual obedece a la voluntd de un diseñador inteligente e igual no hay tanto de azar sino empeño y esfuerzo.

Yo no sé si un creador muy inteligente pensó todo este chiringuito, lo que sí sé es que si yo tuviera un hijo o una hija trataría de inculcarle esta misma receta. Le diría lo siguiente. "Mira, no te tomes muy en serio, eres imperfecto o imperfecta, admite tu capacidad de fallo.  Sin embargo, lo que sí está en tu mano es buscar soluciones, adaptarte, ser eficaz y buscar tus propios apaños, con lo que tienes para seguir adelante, claro que sí hijo mío o hija mía, siempre adaptándote, siempre hacia adelante, tal y como hemos hecho tus antecesores y harán tus descendientes, tal y como hace la evolución".

Les dejo con el programa de Punset, una vez más, el amaestrador de búhos...


lunes, 28 de septiembre de 2009

No se tome muy en serio (I)

Mis queridos monos del Senegal ya no solo escribo para ustedes. Ahora escribo para los otros muchos monos de los otros muchos senegales de los otros muchos mundos que hay en los muchos otros planetas de las muchas otras galaxias de los muchos otros... universos. Las últimas teorías afirman que no hay un único universo, lo que existe es el multiverso.

Nuestro universo es pequeño ya ven y eso que es un universo. Hace 100 años descubrimos que nuestra galaxia no era la única galaxia, había muchas otras más. Ahora lo que se está descubriendo es que no hay un único universo que aloja a todas las galaxias, sino que hay muchos otros universos que conforman el multiverso. Se trata de la teoría de la inflación eterna. Nuestro universo es joven y ágil, lo digo porque sigue en la edad del pavo, es decir, creciendo a una velocidad considerable. Nació hace 13.700 millones de años como consecuencia del Bing Bang.

De esa explosión nacimos nosotros, los planetas, las estrellas, las galaxias y el universo entero. Somos una gota de nada en medio de la infinitud. Como este universo, existen otros muchos nacidos de sus Bing Bangs particulares, como islas en medio de un océano de "falso vacío". Todo ese océano de universos se encierra en una burbuja que a su vez coexiste con muchas otras burbujas en medio de otro océano de "falso vacío". Es el multiverso, una infinitud de universos.

Así las cosas, surgen varias reflexiones. La primera es que, con esos miles de millones de galaxias en miles y miles de universos, sería muy extraño que estuviéramos solos. Que esos universos estuvieran vacíos resulta practicamente imposible. No somos únicos. Hay un número infinito de posibles bing bangs por lo que el universo que se creó con nuestro bing bang deberá repetirse tarde o temprano.  Ni somos únicos ni estamos solos, así que relájese y no se conceda tanta importancia. Usted se encuentra ahora mismo en otro universo leyendo este blog y su perro está correteando ahora mismo en el mismo parque de otro planeta idéntico al planeta donde el perro de su otro yo se encuentra. Menudo follón. Si bien siempre hemos creído que el ser humano es único, mi consejo es que no se tome a sí mismo muy en serio, que como usted hay muchos más por muchos otros mundos y con los mismos problemas por cierto.

La segunda reflexión que surge es que, una vez más, se demuestra que el tiempo y el espacio no son sino creaciones nuestras. Si hay infinitud de bing bangs que crean eternamente, sin tiempo, universos que se expanden sin parar, sin espacio, quizás debamos empezar a cambiar nuestras categorías mentales. La perspectiva de reyes, presidentes, poderes, clases sociales, crisis económicas o ideas como los nacionalismos, los países y fronteras, los segundos o los minutos se nos quedan un poco pequeñas ante este panorama de no espacio ni tiempo, ante este paisaje de explosiones constantes creadoras de nuevos mundos.

El hecho de que nos preocupemos por cosas nimias no deja de ser algo ridículo cuando realmente somos tan insignificantes. Mucho mejor me parece que disfrutemos de este universo y esta galaxia, mejor dicho de este planeta y este mundo. Igualmente es importante que nos abramos a los universos de otras personas, mejor dicho a los multiversos de otras personas y que veamos que no somos únicos. No se tome muy en serio, que sus problemas ya existen en otras partes del multiverso y, dado que existen, abriéndose a los otros, a sus universos, igual por ahí encuentra la solución a sus problemas, que seguro que existe una solución.

La tercera reflexión es: ¿y qué ocurre con Dios? ¿Nos cambia este esquema la creencia en un Dios que creó el mundo, el multiverso en el que vivimos?. Ante esto no tengo respuesta, ni la tiene nadie. No puedo afirmar que Dios no exista, tampoco que exista aunque yo tiendo a pensar que sí, un poco desordenado y caótico, o disciplinado y ordenado pero que sí que existe. Lo que es cierto es que sabemos tan poco, nos falta tanto por aprender y conocer, nuestras categorías mentales para organizar el mundo son tan limitadas que, en realidad, no tenemos ni idea de nada. Así que no se tome tan en serio, relájese.

Ya sé que todo lo que estoy escribiendo hoy les suena muy raro pero igual de raro les sonaba a quienes en su tiempo escuchaban a Copérnico decir que La Tierra no era el centro del universo. Parénse un minuto a pensarlo, no somos únicos, eso es seguro, así que no se tome tan en serio... Gracias Punset por recordarnoslo, les dejo con el vídeo del programa:


martes, 22 de septiembre de 2009

www.999palabras.blogspot.com

Leo en el blog de Francisco Alcaide (www.franciscoalcaide.blogspot.com) en su post de hoy, "Breves apuntes sobre el hoy y el mañana", la siguiente reflexión:
"La curiosidad es el ingrediente de la creatividad. Leer, pasear, ver cine, estudiar historia, chatear... todo suma y todo da pistas. Hay que ir con los ojos y los oídos bien abiertos. En más de una ocasión he dicho que "la creatividad es la unión de campos del conocimiento diversos".
No puedo estar más de acuerdo. He repetido en varias ocasiones que a cocinar se aprende cocinando y a pintar, pintando y a acertar equivocándose. Y en ésas estamos. También he repetido alguna vez que hay que cambiar y tomar decisiones y que pasen cosas en la vida. Si tienes una duda hazlo ya que mejor  es arrepentirse de lo que se hace que de lo que se deja de hacer. ¿Cuántas veces nos decimos: "ay a ver si encuentro tiempo y hago deporte" mientras pasamos hojas de calendarios, estaciones y etapas? ¿Cuántas veces nos descubrimos diciendo si yo pudiera haría tal o cual cosa al tiempo que un martes sigue siendo igual que el martes anterior?. Pongámonos manos a la obra.

Escribir un blog es algo peligroso. Quedan por escrito ideas y reflexiones que te comprometen por haberlas escrito tú. Cualquiera que te lea te puede pillar en un renuncio y decirte: "oye, ¿no animabas tú  a la gente a hacer cosas?, ¿a estar positivo y alegre en todo momento?" "¿No eras tú quien decías que es bueno equivocarse?". Escribir un blog es, les repito, sumamente peligroso. Quedas comprometido por lo que escribes ante otros que te leen... de ahí que sea bueno no tener muchos lectores que te sigan, así estarás menos comprometido por tus ideas. En cualquier caso, como no os valen mis miedos ni excusas, ni espero indulgencias de mis escasos lectores, os presento mi nueva iniciativa: www.999palabras.blogspot.com.

Resulta que en el faro del fin del mundo existen paisajes increíbles, escenas inimaginables y mundos nuevos que nacen y se inventan a cada día. Es bueno ir por la tierra del faro del fin del mundo armado con una máquina de fotos, para tomar instantáneas de todas esas cosas maravillosas y colgarlas en forma de foto en www.999palabras.blogspot.com. Mi nuevo blog, esta vez solo de fotos no de palabras, una vez a la semana o incluso al mes, ya veremos. Ya saben que escribir un blog es algo extremadamente peligroso así que este nuevo blog será solo de fotos, curiosas, prácticas e inútiles, nada de escribir, no vaya a ser que me comprometa. Seguimos equivocándonos...

domingo, 13 de septiembre de 2009

La normalidad que también te da vivir fuera de tu país.

A menudo me preguntan por la calle. Es algo normal que todos los días alguien me pare y me pregunte algo. No sé si por las gafas o por la forma en que voy vestido, no sé si por la nariz que tengo o porque la gente se debe pensar que sé lo que ellos precisan saber pero el caso es que a menudo, alguien me detiene y me pregunta por una dirección o por cómo es la mejor forma de llegar a un sitio o dónde pueden encontrar un cajero de un banco determinado o dónde está la parada de taxis más próxima.

Me sorprende la frecuencia con que esto me ocurre, casi a diario. Todo esto, que sea algo frecuente allí donde te has criado, pues no deja de ser algo normal, más aún en una ciudad como Madrid que dominas ya a la perfección. Que te pregunten a diario puede ser algo normal que no deja de pertenecer al mundo de las casualidades.

Sin embargo, al poco de llegar a Londres me volvió a pasar esto. La primera vez que se me acercó alguien con la intención de preguntarme, puse un gesto de entre aterrado y escéptico, sin ocultar que yo no pertenecía a ese ámbito, a ese mundo en el que estaba pero no estaba. Con todo, supe la respuesta a la pregunta, al fin y al cabo no es difícil indicar dónde está la Estación Victoria cuando te encuentras a menos de cien metros de ella.

A partir de entonces me ha vuelto a ocurrir frecuentemente el hecho de que alguien se acerque y, aunque sigo respondiendo de una forma entre aterrada y escéptica, he de reconocer que cada vez contesto de forma menos insegura y poco a poco me doy cuenta que voy formando parte de este otro ámbito donde estoy viviendo, que han pasado los suficientes martes como para que la cajera del supermercado me diga cómo estoy o que hacía tiempo que no me veía, que ya ha habido la estaciones necesarias como para sentirme de este barrio y comprender que uno es de donde pace aparte de donde nace. Ya no es todo nuevo, ya hay una frecuencia de usos y costumbres, de ciertas personas anónimas que forman parte de la vida diaria de uno mismo, de lugares y esquinas plenamente reconocibles y autobuses y rutas que son tan familiares como las que empleaba en Madrid.

Ya no soy un recién llegado y eso se traduce en una cierta sensación de normalidad, de capacidad para contestar a las personas que te paran por la calle preguntando por una dirección y con todo ello me doy cuenta que poco nos hace falta para acostumbrarnos al cambio, para adaptarnos fácilmente a otras formas y saber encontrar una normalidad en ellas, una normalidad que el propio tiempo nos concede, aunque no queramos.

domingo, 6 de septiembre de 2009

¿Quiere que le cuente el final de la película? Usted muere.

Hay veces que cuando me encuentro con un ser querido y tengo que explicarle una decisión, le suelo mostrar el siguiente argumento: "¿y si me muero mañana?" o mejor aún (bueno lo de mejor es un decir) "¿y si me cae una maceta ahora mismo y me voy para el otro barrio?", "¿para qué haberme pasado los últimos 30 segundos enfadado, preocupado o molesto?". Siempre que digo este tipo de cosas, la persona que se encuentra a mi lado, reacciona, le sienta mal el argumento, le inquieta y se rebulle en el asiento o se mueve si está de pie y casi siempre me responden: "ay no digas eso...". ¿Por qué existe la muerte?. Veamos alguna de las razones que llevan a justificar su existencia (aunque no deja de ser un poco paradójico e irónico que muerte y existencia vayan juntas en la misma frase o quizás no....):

1.- Si el tiempo fuera infinito, eterno, ilimitado no sería un bien valioso. El aburrimiento sería una opción y la vida carecería de reto, nos daría tiempo a hacer todo lo que nos interesa y atrae.

2.- De no exitir la muerte todo sería igual de importante o grave. No tendríamos una medida exacta de las cosas. Podríamos enfadarnos o reír, los placeres no serían placeres porque siempre tendríamos la oportunidad de probarlos, una vez más, hasta hartarnos. Cuando nos pusieran una multa o perdiéramos un autobus que acabara de arrancar en nuestras narices, tendría sentido que nos molestara y dijéramos: "!qué mala suerte tengo¡". Las peleas con los amigos tendrían sentido. Comeríamos chocolate como quien come pipas y el buen vino nos lo beberíamos como si fuera agua... bueno aunque esto último creo que lo podemos hacer igualmente ahora...

3.- Si no hubiera muerte no habría decisiones, pobraríamos una y otra vez. Si no acertamos con un camino, probaríamos el otro, no habría reto, repito, ni pasión ni espíritu de superación. En muchas ocasiones, nos dejaríamos llevar, total si luego tendríamos la oportunidad de intentar la otra opción...

4.- En consecuencia, de no haber muerte no habría errores y, en consecuencia, capacidad de aprendizaje. Podríamos equivocarnos cuantas veces quisiéramos sin que eso tuviera grandes consecuencias.

Entiéndanme bien, no es que esté haciendo una loa de la existencia de la muerte (mira qué me suena raro esas dos palabras juntas). Tampoco estoy hablando de si hay algo o no después de esta vida, al igual que nacemos sin saber lo que viene morimos sin saber lo que viene pero, lo que es claro es que si uno está preparado para morir entonces está preparado para vivir. Mis queridos monos del Senegal, lo que les quiero decir es que, lejos de caer en la angustia, deben tener muy presente que la muerte existe para que entonces podamos existir nosostros también, para que nos dejemos de miedos, suspicacias, conflictos y perezas.

Si uno sabe y es consciente que el rollo de la película tiene un final, es decir, que la cinta no es inacabable, entonces tratará de aprovecharla lo más posible para hacer una gran película. Hará grandes planos, con bellos paisajes y una muy buena banda sonora. Ya lo saben, aunque no sean directores de cine ni grandes guionistas, han recibido un rollo de película único, valioso e incalculable. Ya pueden empezar a rodar por más que no tengan ni idea de cómo hacerlo... Buena semana.


Resultados de la encuesta julio 2009

Volvemos a las andadas. Aqui están los resultados de la encuesta del mes de julio y coinciden con la tendencia general de los meses previos, si es que se puede sacar una tendencia general de estas encuestas o de cualquier otra estadística. Sí, aún a riesgo de ganarme una multa del INE vuelvo a poner en duda que hagamos estadísticas para conformar la inabarcable realidad que vivimos. En cualquier caso, como os digo, hay una tendencia general a saber: nunca gana mi faro favorito. Es más, suele quedar en último lugar pero, como me impuse la regla de no votarme a mi mismo, a diferencia de los políticos, siempre suele perder mi faro favorito. Aqui están los resultados del mes de julio: ganador con dos votos (50%) "Busca lo más vital". Con un voto cada uno (25% del total) "No finja, es agotador" y "Del tiempo y otras anestesias" y, por último, "la vida es un desequilibrio" con 0 votos. Gracias por participar, ya está abierta la encuesta del mes de agosto. Hagan sus apuestas...

miércoles, 2 de septiembre de 2009

El muro de Maslow

Hoy, como muchos otros días desde hace un tiempo, estoy en la cama, enfermo, sin fuerzas. Hoy, como desde hace unos meses, sigo postrado, aceptando mis limitaciones, viendo el parque desde la ventana de mi habitación, ese parque que tantas veces ignoré suponiendo que era algo normal.

Veo a los niños jugar en ese parque, como tantas otras veces desde que vivo en esta casa pero es hoy cuando me doy cuenta de la suerte que tienen. Hoy me sigo encontrando débil, sé que me hallo en el final de mis días y ahora, más que nunca, me arrepiento de mis trabajos de investigación y teorías. Construí una pirámide, una jerarquía de las necesidades que debemos ir cubriendo. Seguramente me conozcan, soy Abraham Maslow.

Hoy, enfermo en mi cama, veo lo equivocado que estaba cuando hablaba de cinco niveles de necesidades y que, a medida que íbamos cubriendo las más básicas, nuestra motivación se dirige a un nivel superior de necesidades. Así, situé las necesidades fisiológicas como el primer nivel a cubrir, seguidas de las necesidades de seguridad, afiliación, reconocimiento y, por último, la autorealización. Una vez cubierto un nivel lo que mueve nuestra conducta es el cumplimiento del siguiente nivel de necesidades, es decir, que las necesidades cubiertas no generan comportamiento alguno.



Hoy comprendo, cuando llevo unos meses sin apetito pero con un techo seguro sobre el que cobijarme, cuán importante es disfrutar de cualquier placer en la vida. Más que jerarquía de necesidades me gustaría corregir el título de mi teoría y hablar de conjunto de placeres.

Sin embargo, no se preocupen, hoy que no puedo caminar y que me encuentro débil, hoy que apenas comeré algo con gusto y apetito, es decir, hoy que no podré cubrir mis necesidades más básicas, mi mujer, con la que me casé en contra del criterio de mis estrictos padres y con la que llevo toda mi vida, me besará en la frente y quedará satisfecho el tercer nivel de necesidades aunque no haya cubierto los dos primeros y con ese beso, que justificará una vida entera, poco me importará no poder andar o comer... Escucharé música y cubriré el quinto nivel, el de la autorrealización a pesar de no poder sentirme muy seguro en mi estado ni poder atender el primer nivel de mis necesidades...

Con todo esto, lo que les quiero decir es que más que necesidades debemos hablar de placeres. Dejénse de pirámides de necesidades y disfruten de cualquier placer. Mejor que emplearse en una carrera de necesidades, céntrense en lo que tienen no en lo que les falta y den valor a una comida, a poder ver una película aunque no tengan una nómina fija o aunque ya sea tan viejo que sus amigos se hayan muerto y por tanto no tenga cubierta la necesidad de afiliación.

Desayunar ha dejado de ser un placer para mi, ya no puedo permitirme más que este suero que no deja que me deshidrate pero ahora, más que nunca, aprovecho los pequeños placeres que aún tengo. Es cierto que no me encuentro muy autorrealizado pero al menos disfruto mucho cuando la enfermera trata de hacerme reír o me cuida con afecto, cuando hace un día soleado o escucho las discusiones de la radio. Hoy que ya no puedo andar, me percato qué placer es darse un paseo al final del día y me pregunto por qué no lo percibí así cuando podía hacerlo. De haberlo sabido no habría diseñado una pirámide de necesidades sino un muro, un conglomerado de placeres de los cuales con tener alguno nos debería de bastar. Dejen de moverse por necesidades y hagánlo por placer así algún día, a pesar de estar enfermos en su cama, seguirán disfrutando como lo hago yo... buenas noches.

domingo, 23 de agosto de 2009

El chatarrero observador

"Prueba esto, te hará sentir mejor, a mi hijo lo curó de unas fiebres", me dijo aquel indígena de Jamaica, refiriéndose a una agua sucia, de color marrón y con un fuerte olor a aceite de coco. Si algo tiene de positivo el ir a Jamaica en el siglo XVII es que te abre la mente. En realidad, no hay mucha diferencia con la actualidad, ir a Jamaica o a cualquier parte del mundo te sigue abriendo la mente. Maldita las ganas que tenía yo de probar esa bebida pero bueno, mucho me temo que si la hubiera rechazado algo malo podría habernos pasado. Eso es lo bueno de hacer expediciones a Jamaica en el siglo XVII, que te obliga a probar cosas nuevas aunque, en realidad, tampoco hay mucha diferencia con la actualidad, hacer expediciones siempre es una experiencia novedosa que te hace crecer. Por cierto, aquella bebida era asquerosa y repugnante pero eso es lo de menos.

Siempre tuve mucha suerte en la vida. Nací en Irlanda en el seno de una rica familia que me pagó los estudios en Irlanda, Londres y Francia. Fui afortunado y aproveché las oportunidades hasta llegar a ser médico. Estudié Química y Farmacia, Medicina, Anatomía y, mi pasión, Botánica. En Francia conocí a Joseph Pitton de Tournefort y Monsegnor Magnol, unos tipos extraños que se dedicaban a recolectar nombres y plantas y darles un nombre, decidí copiarles al partir para Jamaica.

Años más tarde, había reunido 12.500 especies de plantas y vegetales, 6.000 conchas, 9.000 especies de invertebrados, 1.500 peces, 1.200 pájaros, huevos y nidos y más de 3.000 especies de vertebrados, lo que supuso el asombro y el escándalo del bueno del botanista Linneo cuando me visitó y vio el desorden con el que guardaba todo ello. Además tuve 32.000 monedas y hasta un total de 200.000 artículos. A mi muerte se fundó con mis colecciones el Museo Británico y el Museo de Historia Natural.

Por cierto, soy Hans Sloane y aquella bebida tan asquerosa que probé, algo así como cacao lo llamaban, la decidí mezclar con leche e inventé entonces el chocolate con leche. Viví hasta los 93 años y no hubo un solo día que no me bebiera un chocolate con leche desde que lo probé por primera vez. Qué importante es observar.


miércoles, 19 de agosto de 2009

De cómo pasa el tiempo en el extranjero

Hoy hace un año llegué a Londres. Un 19 de agosto cargado de incertidumbres y esperanzas, proyectos y despedidas, de miedos y fortalezas, un 19 de agosto ciertamente optimista. Llegué a Victoria Station exactamente hace un año, 365 días. Recuerdo que llovía y me dije: "pues si llueve en agosto no te queda nada todavía por pasar aqui...".

Hoy hace un año surgen las mismas sensaciones encontradas. Cuando uno está en el extranjero el tiempo vuela pero es intenso. Ha pasado un año, en realidad ha volado un año pero lo recuerdo como si me hubiera ido hace cuatro. Cuando uno vive fuera de su país es lo que ocurre, todo es muy intenso, eres una esponja que trata de absorberlo todo, de aprenderlo, de hacerte a un ambiente cuanto menos extraño. Es entonces cuando el tiempo pasa lento, al fin y al cabo tienes una tarea ingente por delante que has de abordar lo más pronto posible.

Y es entonces cuando el tiempo pasa rápido porque empiezas a hacer cosas, a enterarte de cómo sacar la basura, de cómo inscribirte en el ayuntamiento o cómo pagar el gas y es entonces también cuando el tiempo empieza a pasar rápido, haciendo mil planes, recibiendo familiares y amigos desde España o yendo de visita por toda Europa. Y así las cosas ha pasado un año de forma muy rápida pero de forma muy lenta también porque, cuando vuelves hacia atrás, empiezas a recordar lo vivido y no das crédito de todas las cosas por las que has pasado.

Comprendes que es igual cómo pase el tiempo. Resulta que tanto en Londres como en España, en Angola o Vietnam contamos con los mismos segundos, minutos y horas. Parece ser que en Washington los días también tienen 24 horas, como en Ibiza, Lisboa o Buenos Aires.

Y poco a poco comprendes que lo importante no es si el tiempo pasa rápido, sino que lo crucial es llenar tu tiempo con novedades, con nuevas personas, con nuevas experiencias, nuevos sabores y nuevas formas de pensar sin olvidar por eso de dónde vienes y las personas, experiencias, sabores y formas de pensar que ya te acompañaban. Todo suma y es eso lo que hace que el tiempo, a pesar de que vuela, pese y lo recuerdes como intenso, ya vivas en el extranjero o en tu país. Hoy hace un año llegué a Londres, que rápido ha pasado pero qué lento ha sido...

domingo, 2 de agosto de 2009

You can like the life you´re living or you can live the life that you like

... O lo que es lo mismo, te puede gustar la vida que estás viviendo o puedes vivir la vida que te gusta. No hay más alternativas. Hay personas que persiguen sueños, no pueden tener cualquier trabajo, precisan ser algo concreto: emprendedor, futbolista, actor, ingeniero químico, arquitecto, bombero... para poder ser felices. Tienen una pasión y no pueden dedicarse a otra cosa.

Otras personas, en cambio, no pueden sino tener un trabajo que les permita ganarse la vida y que no tenga muchas complicaciones o contratiempos, un trabajo que tengan lo suficientemente controlado como para que se queden años y puedan salir adelante, mejorando económicamente, poco a poco. Bastante complicaciones les trajo ya la vida. Otras personas no buscan solo trabajo, lo que prima en ellas es formar una familia, un hogar, dedicarse a ello y no encontrarse solas en esta vida... Otras personas, por el contrario, precisan vivir en la incertidumbre, cambiar de actividad cada poco tiempo, probar cosas muy distintas y embarcarse en viajes, países, relaciones de pareja, una detrás de otra y que les hagan sentir que sacan todo el jugo a la vida. Podría estar relatando variedades de personas sin parar, tantas como somos porque lo que está claro es que todos tenemos una vocación y tratamos de cumplirla. Todos buscamos vivir la vida que nos gusta.

Sin embargo, con el tiempo todo se convierte en algo rutinario. El futbolista de élite que juega miércoles y domingo, cuando llega el verano, si le dicen de jugar con su selección, puede llegar a pensar que es otro año que se queda sin vacaciones y que se siente cansado, lejos del sueño que albergaba cuando era niño. La persona que buscaba formar un hogar, con el tiempo puede ver que sus hijos no han salido exactamente cómo ellos querían o que su pareja no responde cómo ella pensaba. Con el tiempo, aquel prometedor arquitecto que construyó puentes y torres por todo el mundo y que hoy viaja sin cesar dando conferencias, ha llegado a viejo y ve que ha dejado de hacer un montón de otras cosas tan importantes para poder haber hecho esos puentes y torres o puede darse cuenta que igual se perdió el ver crecer a unos hijos que hoy en día ya son unos completos desconocidos para él.

Conclusión, con el tiempo la vida que nos gusta vivir no es tan divertida de vivir como nos pensábamos. Con el tiempo, los horarios, las costumbres, la competencia hacen que cualquier vida, por más que nos guste vivirla y fuera nuestra vocación, tenga algo de sacrificio, de dificultad, de hastío o de conocido y que se pierda pasión, ilusión o emoción.

Entonces surge la otra alternativa, la que me parece que debiéramos seguir desde un principio salvo que tuviéramos muy clara nuestra vocación, fuéramos muy valientes y coherentes, tres condiciones que son difíciles de dar en una sola persona. Entonces, surge, como les digo, mis queridos monos del Senegal, la alternativa que debemos contemplar. La de que nos guste la vida que estamos viviendo, la de que nos ilusionemos y recordemos por qué escogimos lo que escogimos hacer, por qué me embarqué en ese trabajo o en ese viaje a ningún sitio. No se trata de caer en el conformismo pero sí conviene recordar cada cierto tiempo por qué hacemos lo que hacemos, y creo que también es preciso que veamos las cosas buenas que tenemos, que seamos una máquina de generar ilusión a diario, sin parar, seguro que algo bueno hay, si quiera sea poder tomar un café o hablar con alguien...

No todo es perfecto desde luego. Jugar en el Real Madrid y ganar millones, por raro que suene, tiene cosas buenas y cosas malas. Tener hijos supone alegrías y tristezas y vivir siempre en la incertidumbre no deja de ser tan insano como la situación de quien supo resolver todas sus necesidades materiales. Todo eso es cierto, pero cada vez que he dicho en voz alta que soy un privilegiado, alguien a mi alrededor ha sonreído y, en seguida, ha captado que tenía razón, que había algo en ese instante, por mínimo que fuera, que hacía que yo fuera un privilegiado.

Puede que los hijos no salgan como exactamente pensó, puede que el trabajo de su vida resulte un coñazo o que ya se cansó de ir dando tumbos por países o personas pero no olvide todas las cosas que le aporta tener hijos, el poder decir que tiene un trabajo o una actividad o la libertad que supone el ir dando tumbos. Todo tiene ventajas e incovenientes, céntrese en las ventajas no en los incovenientes. En definitiva, ilusiónense con sus vidas, presten atención a lo bueno de ellas, que seguro que algo hay, que les guste la vida que viven porque algo habrá que merezca la pena, que no cambiarían por nada del mundo, vamos que mejor que vivir la vida que le gusta, que le guste la vida que está viviendo y, en cualquier caso, disfrute con el número final de Chicago...

Resultados de la encuesta junio 2009

Me acaba de llamar el INE para advertirme que deje de meterme con la ciencia de la estadística y prometo hacer propósito de enmienda y respetar esta honorable ciencia que sirve para que, en las noches electorales, todos los partidos políticos ganen porque siempre habrá un dato estadístico que contrarreste a otro y siempre habrá una interpretación estadística que se superponga a otra. Vale ya paro, sobre todo, porque tengo buenas noticias. ¡Por fin, ganó mi post favorito!. ¡Por fin, conincido con mis lectores!.

"Si tienes una duda, hazlo" ha ganado con 5¡¡¡ votos y el 50% de los mismos. Por detrás con un 20% de los votos, es decir, 2 votos cada uno, los faros de "Si yo pudiera rebobinar" y "Aunque te tiren lechugas" y, finalmente, con un solo voto y el 10% de los votos, "El campeonato del mundo de aguantarse a uno mismo", voto que, por cierto, me llena de orgullo. Gracias a todos por responder a las insistentes llamadas a que votárais en la encuesta, salvo que hayan sido Paco y Fernando quienes hayan votado repetidamente desde distintos ordenadores como prometieron la última vez, en cuyo caso, gracias también. Ya está abierta la encuesta del mes de julio. Hagan sus apuestas señores y señoras.

domingo, 26 de julio de 2009

Busca lo más vital

Hoy no escribo, hoy descanso, hoy me relajo, quiero algo sencillo, renuncio a gustar a mis cuatro lectores con algo elaborado y reflexionado. Hoy busco el valor de lo simple. Hoy les dejo con una lección que olvidamos a menudo, yo diría que incluso a diario. !Viva el ritmo y déjese llevar¡. "El tiempo no pierdas nunca en buscar cosas que quieras que jamás encontrarás pues ya verás que no te hace falta y aún sin él tu sigues viviendo..."


domingo, 19 de julio de 2009

No finja, es agotador.

Mi nombre es Chris Wilton y, en ocasiones, no es fácil decir la verdad. A veces es más cómodo dejar llevarse por las apariencias, no afrontar los conflictos. Es realmente absurdo no seguir una vocación, una pasión pero hay días que preferimos sacrificar la satisfacción en beneficio de la tranquilidad, días en los que postergamos nuestros sueños con tal de que otros nos acepten, por sentir que formamos parte de un entorno.

Luché mucho para llegar a donde llegué, maté a dos personas y logré mantener, por unos años, la apariencia de formar una familia feliz con mi esposa Chloe, con un buen trabajo y una maravillosa casa con vistas al Big Ben. Durante tres años más, seguí comprando en Ralph Lauren y mi chófer me llevaba frecuentemente a Bond Street a comprar joyas en Tiffany´s con las que apaciguar mi falta de entendimiento con Chloe.

¿Piensan que tuve suerte? ¿Creen que confiar a la suerte en lugar de al talento o al trabajo hizo que se resolvieran mis problemas? Pronto me di cuenta que el hecho de que no me detuviera la policía, de que pudiera volver a mi apariencia de hombre de negocios, felizmente casado, era peor que cualquiera de las condenas judiciales que pudiera haber tenido por el asesinato de dos inocentes. Significaba que volvía a vivir de mentira, que no era yo quien escribía el guión de mi propia vida sino que ésta venía determinada por lo que yo pensaba que los demás creían o esperaban de mi. No se imaginan lo que pesan dos cadáveres, bueno o mejor dicho, no se imaginan lo que pesa llevar una vida de apariencias.

No lo pude soportar, lo dejé todo y ahora lo único a lo que aspiro es a encontrarme a Woody Allen, el director de la maravillosa película que protagonicé, para explicarle que el único error que cometió haciéndola fue titularla "Match Point". Cuando mi vida volvió a la normalidad, con el nacimiento de mi hijo, a los pocos meses, comprendí que aquello que había vivido en esa película no era un "Match Point", era simplemente un punto de set y que los partidos se ganan cuando intentamos cumplir nuestros sueños. No lo olviden, la cuestión no es tener suerte o talento, es estar a gusto con uno mismo y con su vida...


domingo, 12 de julio de 2009

Del tiempo y otras anestesias

Este año, el pasado decidió acosarme. Decidió entrar en mi vida de forma estruendosa, como un explosivo y, a pesar de que lo ha hecho de manera festiva, no ha dejado de tener efectos melancólicos. Decidió recordarme mi estancia en el colegio y que terminó hace 15 años, me habló de las derrotas y los errores que obtuve, de la etapa universitaria y los diez años que se cumplían desde su fin, de aquella chica que hoy ya es madre de dos chavales, de la muerte de aquel buen médico que te curaba las anginas con una sonrisa, de lo rápido que fue el inicio de la carrera profesional y que hoy ya comprende 6 años...

Vino a verme el pasado y me habló de cómo llegué hasta aqui, de ciertos factores que explican mis decisiones pero no las avalan. Y de todo ello me surge la sensación de que no tiene mucho sentido que el pasado haya venido a verme. En cualquier caso, me enseñó que todo lo vivido hasta ahora ha merecido la pena, haciéndome olvidar tristezas, esfuerzos y rencores. Hay que ver lo que hace dormir el pasado, qué potente anestésico que es, cómo consigue que solo nos quedemos con los buenos recuerdos.

Igual que nuestro futuro explica nuestro pasado nuestro pasado nos ayuda con nuestro futuro, dulcificando nuestros recuerdos. Duerme enfados, discusiones, derrotas pero es pasado y no tiene mucho sentido que haya venido a visitarme en esta ocasión. Enciendo la tele, veo la previsión meteorológica y me doy cuenta que el hombre del tiempo nunca nos habla de si ayer llovió o hizo sol, nunca habla de los huracanes pasados, de los fríos ocurridos o los vientos acontecidos. Por el contrario, el hombre del tiempo sólo mira al futuro, sólo presta atención a las borrascas que acechan y a los anticiclones que se aproximan y por ahí empieza a dejar de acosarme mi pasado, empiezo a olvidarme de él y miro al futuro.

Al igual que el hombre del tiempo, mis queridos monos del Senegal, presten atención a su pasado solo para aprender a no repetir lo malo del mismo en el futuro, simplemente para ello, como estación de paso y no como estación de destino.

Para todo lo demás, al igual que no tiene mucho sentido que su pasado les visite, tampoco tiene lógica que visiten su pasado, que acudan a él teniendo en cuenta que aún nos queda lo mejor por delante.

martes, 7 de julio de 2009

La vida es un desequilibrio

Una vez más Punset. Acabo de ver su programa "En busca de planetas habitados" y saco las siguientes conclusiones:

1.- La astrobiología es la búsqueda de desequilibrios cuya explicación requiera la presencia de vida, es decir que la vida es una cuestión de desequilibrios. Los astrobiólogos son personas que se dedican a rastrear si hay vida en el universo, más allá del planeta Tierra. Para ello buscan desequilibrios, las llamadas biofirmas, rastros de vida. La composición del universo parece ser bastante uniforme excepto, de momento, en la Tierra donde nuestro aire está compuesto por un 21% de oxígeno, una anomalía que nos permite vivir. Y es que la vida es un desequilibrio, en cierto modo una anomalía. En todas las familias, en todos los ámbitos, en el laboral, en el afectivo, en el éxito y en el fracaso hay desequilibrios, conflictos, problemas y decepciones.

Hace tiempo que pienso que es igual lo que nos ocurra, si es un problema, es decir, un desequilibrio, significará que estamos vivos y, por otro lado, significará una posibilidad de mostrar lo mejor de nosotros mismos. No se arrugue ante los desequilibrios, es decir, ante la vida, vaya a por ella.

2.- Existen unos seres increíbles, los denominados extremófilos, que son capaces de sobrevivir en unas condiciones límite y casi imposibles para cualquier forma de vida. Creo sinceramente que debemos ser extremófilos, es decir, que da igual lo que nos pase, por muy doloroso que sea, debemos aferrarnos a la vida y a vivir. En la quinta planta de un hospital de terminales de cáncer uno se puede reír, en mitad de una tragedia humanitaria será importante que alguien aplique el sentido del humor, la música nos ayudará a recuperarnos de caídas inesperadas y el cine nos hará sobrellevar nuestras lesiones más horrorosas.

La vida es lenta pero nosotros pasamos rápidamente. Para que hubiera vida en la Tierra hicieron falta 1000 millones de años. Nosotros vivimos unos 83 años de vida media. Somos insignificantes respecto a la Tierra y más aún para el Universo. Así las cosas no se conceda demasiada importancia y mucho menos se la conceda a sus problemas. Mejor que eso, sea un extremófilo, aférrese a la vida y preocúpese por disfrutar esos 83 años que se le conceden de media. No huya de los desequilibrios, eso es un síntoma de que está vivo.

3.- La vida la crearon las cianobacterias, otros seres increíbles que lograron desarrollar el mecanismo de la fotosíntesis cuando decidieron vivir del aire, es decir, que hace falta bien poco para vivir. A menudo nos complicamos la vida con muchas cosas en lugar de ser como las cianobacterias, que viven del aire y que resulta que fueron el mecanismo esencial de la vida. Viva de forma sencilla, disfrute con una bolsa de pipas mejor que con un yate, sea sencillo en su forma de vida y estará proporcionando más vida al resto de seres, como las cianobacterias que nos dieron la vida gracias a la fotosíntesis. Hace 2000 millones de años, la vida se agotaba en la Tierra, dado que se agotaban los recursos y unas formas de vida devoraban a las otras. Sin embargo, llegó alguien con mucha imaginación y mucha creatividad y decidió vivir del aire. Aplique la imaginación y la creatividad ante los desequilibros que se vaya encontrando, ante la vida que se vaya encontrando. A partir de hoy, me declaro extremófilo y cianobacteria, qué ejemplos más maravillosos.

4.- Debemos estar preparados para que haya otros esquemas de vida, es decir, no tiene por qué haber vida en un planeta con las mismas condiciones que la Tierra, a una distancia determinada de una estrella como el sol, con agua, oxígeno y una temperatura determinada. Debemos estar abiertos a otras formas de vida, a otros desequilibrios. Parece ser que la vida en sus formas más sencillas es algo que es fácil que exista en otras partes del universo por lo que hay que estar abierto a otras formas de vida, es decir, no juzgue a los demás, bastante tenemos con nuestra propia vida y sus desequilibrios como para juzgar a los demás y a sus desequilibrios.

Les dejo con el vínculo del programa, si no lo quieren ver al menos vean los minutos 17:32 a 18:40 sobre la fotosíntesis, impagables:

jueves, 2 de julio de 2009

Resultados de la encuesta mayo 2009

La estadística nos dice que tres de cuatro niños que nacen en el mundo lo hacen en China excepto en la propia China donde 4 de cada 4 son chinos... pues eso, ya están los resultados del mes de mayo y volvemos a estar empatados. "Del tiempo y otros inventos" y "Belgravia y las vidas que pude haber tenido" tienen un voto cada uno, y, una vez más, el post que a mi me gustaba, "Del amor y otros exilios", ha perdido. Voy a tener que empezar a votar en mi propia encuesta. A ver si en esta ocasión vota alguien más, aparte de Paco y Fernando. Sospecho que son ellos pero igual estoy sacando otra estadística errónea. Hablaré con el INE para ver si estoy en lo cierto. Ya está la encuesta del mes de junio y, a juzgar por los comentarios habidos, se prevé calentita. Hagan juego damas y caballeros.

domingo, 28 de junio de 2009

Aunque te tiren lechugas

Aquella mañana era realmente desapacible. Había vivido muchas mañanas pero ninguna con esa lluvia racheada y fría que empapaba los huesos. Londres siempre fue una ciudad húmeda y sombría y yo estaba harto. Necesitaba viajar y ver mundo, una vez más, como llevaba haciéndolo desde hacía ya casi dos décadas.

He conocido muchos sitios y afrontado mil peligros, llegué hasta Moscú y más lejos aún, hasta la mismísima Persia. Precisamente de Persia me traje aquel parasol que tan útil resultó en el desierto. Y allí estaba yo, encerrado en casa, sin poder salir a ver mundo por esa lluvia desquiciante, qué limitado y aburido me encontraba.

¿Y si cogiera el parasol para resguardarme de la lluvia? -me dije-. Cinco minutos después, en la calle ya había recibido varios tomatazos, verduras cocidas y agua sucia. La gente se reía a mi paso mientras yo me convencía de que estaba en lo cierto. La gente de bien se reía de mi, diciendo que era una prenda para que las damas se procuraran sombra en los días de sol. Las gentes menos pudientes directamente me tiraban cubos de agua sucia, coles y zanahorias. Y ahí seguí yo, durante años usando en Londres, públicamente, el parasol de Persia frente a la lluvia, las risas, las críticas, la vergüenza y... las lechugas.

Todo Oxford Street se reía de mi pero yo sabía que estaba en lo cierto. "Pronto será popular", me repetía una y otra vez. Los cocheros empezaron a odiarme, temiendo que el uso del parasol frente a la lluvia arruinara sus negocios. Los puritanos me juzgaron diciendo que si Dios quería que nos empapáramos los huesos, no podíamos negarnos a ello armados con un peligroso... paraguas. Y ahí seguí yo, usando el parasol de Persia frente a la lluvia y cada vez menos risas, críticas y... lechugas.

Y resulta que estaba en lo cierto, soy Jonas Hanway y, 44 años después de morir, abría en el 53 de New Oxford Street "James Smith and Sons", la primera tienda dedicada solo a la venta de paraguas, ese, absurdo para los de mi época, accesorio básico de un gentleman. Ande yo caliente... o mejor dicho ande yo seco... y ríase la gente.

domingo, 21 de junio de 2009

Si tienes una duda hazlo

¿Estás pensando en irte a vivir a Nueva Zelanda? Hazlo. ¿Quieres declararte a esa persona en quien piensas a todas horas? Lánzate. ¿Por qué no dar la vuelta al mundo navegando 15 meses? Deja de pensar, actúa, si dudas decídete a hacerlo.

Prueba, viaja, habla, haz, no dudes y si dudas, no te engañes, tendrás que quitarte las dudas a base de probarte. Nunca dejes de hacer algo porque dudas en hacerlo. Si de ahora en adelante, no sabes qué hacer opta por hacer, decide probar, quítate las dudas y gana en experiencia.

¿Tienes una oferta de trabajo que significa dejar el que tienes y no sabes qué hacer? Prueba, si te lo estás planteando probablemente ya hayas decidido que sí y solo estás tratando de buscar una justificación a tu decisión. Nunca dejes de hacer algo por comodidad, de hecho, no te acomodes, cambia, decide que sí, que vale la pena intentarlo, no pares. Hagas lo que hagas, decidas lo que decidas, habrá ventajas e inconvenientes así que mejor arrepentirse de lo que se hace que de lo que se deja de hacer, así al menos estarás tranquilo. Dicho queda, empiezo a arrepentirme...

domingo, 14 de junio de 2009

Si yo pudiera rebobinar


Si yo pudiera rebobinar, sabiendo lo que sé, iría más lejos y me cansaría más. Si yo pudiera rebobinar, sabiendo lo que sé, cometería menos fallos, me callaría menos y hablaría más, prestaría atención en todo momento. Si yo pudiera rebobinar, sabiendo lo que sé, habría hecho pellas aquel día que me lo propusieron en la universidad, no me habría quedado en casa aquella otra noche y me habría embarcado en aquel viaje de fin de estudios.

No sé si entienden lo que les quiero decir pero es que si yo pudiera rebobinar, sabiendo lo que sé, me habría declarado antes a aquella chica que tanto me gustaba, no habría tenido miedos ni problemas anticipados por mi mente que nunca ocurrieron en la realidad y habria vivido sin prejuicios. Si yo pudiera rebobinar, sabiendo lo que sé, habría sido más cariñoso, más expresivo y menos ahorrador.

El caso es que si en mi vida yo pudiera rebobinar, sabiendo lo que sé, me habría rodeado aún más de más personas, habría bailado mucho más y la vergüenza no existiría en el diccionario de mis palabras. Habría sido, sin duda, discreto pero no precavido. Si yo tuviera el mando y pudiera rebobinar, sabría actuar, sabría qué decir en todo momento y no dudaría al tomar decisiones. Si yo pudiera rebobinar, no fingiría, me mostraría tal cual soy, admitiendo mis defectos y destacando mis virtudes. Y todo ello en el caso de que yo pudiera rebobinar.

En definitiva, si yo pudiera rebobinar, sabiendo lo que sé, mi vida sería tremendamente aburrida, porque si yo pudiera rebobinar, no habría ocasión para el error.

domingo, 7 de junio de 2009

El campeonato del mundo de aguantarse a uno mismo

Se ha creado una nueva especialidad deportiva que seguro se incluirá en los próximos Juegos Olímpicos y que consiste en aguantarse a uno mismo. Las reglas son muy básicas. Le dan un afamado pollo de la región francesa de Bresse, un pez balder criado en las frías aguas de Noruega y un cangrejo real. Le dan 5 horas para preparar dos platos que gane a los platos de todas las demás personas que decidan presentarse . Sepa que usted es muy bueno cocinando, que ha viajado a Francia y a Noruega para documentarse bien sobre el pollo y el pez y que sabe hasta el último secreto del difícil carácter de los cangrejos reales. Se puede decir que usted está muy bien preparado.

Ése es el reto pero pocos saben que el secreto para superarlo es aguantarse a si mismo. En cualquier actividad a la que nos dediquemos, en cualquier sueño o meta que nos propongamos y en cualquier proyecto en que nos embarquemos, siempre habrá un conflicto, si no varios, que superar, es decir, siempre habrá un momento de prueba en el que deberemos saber aguantarnos a nosotros mismos.

No solo importará que le sepa dar el punto exacto al pescado o que corte el pimiento verde en la forma indicada a la textura del pollo de Bresse. No solo deberá conceder importancia a la creatividad necesaria para idear una receta arriesgada y, al mismo tiempo, respetuosa con la tradición. Poco valdrá que precaliente el horno a la temperatura indicada o mantenga la cocina en orden si usted no se domina a si mismo, vamos que sepa aguantarse a si mismo, en el trato con los demás, al recibir las valoraciones de los jueces o ante las dificultades que, inevitable e invariablemente, le irán surgiendo a lo largo de las cinco horas que dura la prueba.

Igual no gana el campeonato del mundo pero si decide dedicarse a este nuevo deporte sepa que adquirirá valores mucho más importantes que un simple resultado y que le servirán para su vida personal. El aguantarse a si mismo, el ser equilibrado, el espíritu de superación, la formación constante y un ánimo de luchar hasta el final y todo ello por culpa de un pollo, un pez y un cangrejo real.

Magnífica película de 2008 que nos habla de todo esto y mucho más, os dejo con el trailer y se la recomiendo a todos y todas:


domingo, 31 de mayo de 2009

Del tiempo y otros inventos

Greenwich es el meridiano de referencia en todo el mundo. El meridiano cero, una línea trazada a lo largo del globo que pasa de norte a sur por Reino Unido, Francia, España, Argelia, Malí, Burkina Faso, Togo y Ghana. Determina los husos horarios pero tampoco me haga mucho caso, es un sitio irreal y artificial. Si fuera cierto, Barcelona no tendría la misma hora que Madrid. Se creó en una conferencia internacional en Washington en 1844, con la oposición de República Dominicana y con la abstención de Francia y Brasil pero, sobre todo, con el desconocimiento del común de los mortales, todos nosotros, a quien más nos afecta el tiempo. En Greenwich, hay un meridiano físico y, sobre todo, un museo del tiempo.

Como os digo, Greenwich es un sitio irreal y artificial que habla del tiempo en sus diversas manifestaciones. Tiempo meteorológico y tiempo marítimo, tiempo cronometrado y tiempo subjetivo, tiempo agrícola y tiempo astronómico, tiempo mecánico y tiempo libre. El tiempo es un invento y tiene varias clases. Como invento que es, no es real, es creado pero es un invento peligroso y con consecuencias. Las fronteras son tiempo, hay países creados en torno a meridianos y paralelos, las mareas son tiempo, crecen y bajan en cuestión de ciclos lunares pero, sobre todo, nosotros somos tiempo, o mejor dicho, somos el tiempo que ya no tenemos, como bien le recordaba un antiguo profesor a mi hermano hace poco... tiempo.

Sin embargo, no se angustie. Si tiene 33 años, piense que más bien ya no los tiene, que lo que tiene es el resto del tiempo que aún no ha vivido pero, como el tiempo es un invento, tampoco ha dejado de perder nada y que eso le sirva de acicate para administrar mejor este artilugio llamado tiempo. Si en el día a día, durante su jornada laboral no le da tiempo a cultivar sus aficiones, tampoco se agobie, porque eso sólo le serviría para usar este invento agobiándose mientras el tiempo se le va gastando.

Y sobre todo, como bien dice en repetidas ocasiones mi buen amigo Paco Alcaide, si tiene la sensación de que malgasta el tiempo piense que la vida se puede vivir en un minuto. Un vino, una cena, un buen libro o película, un viaje, un abrazo o una charla pueden justificar vidas enteras. Haga cosas con su tiempo para que algún día, cuando se vea con muchos menos paralelos y muchos menos meridianos, cuando esa línea imaginaria e irreal que es Greenwich deje de ser tan irreal e imaginaria, tenga la sensación de haber usado el tiempo, de haber tenido muchos minutos que justificaran una vida entera.

Me permito copiarle a Paco la idea, como muchas otras veces, y os dejo la maravillosa escena de la película "Esencia de mujer", que ya colgara él en su blog www.franciscoalcaide.blogspot.com, donde un ciego baila un tango con una hermosa mujer. Sin duda alguna, 5 minutos 58 segundos bien empleados...


Resultados de la encuesta abril 2009

En primer lugar, "Cuando las ranas críen pelo" con el 75% de los votos, en segundo lugar, "La inmediatez que te da vivir fuera de tu país" con un 25% de votos y con cero votos, una vez más, mi faro favorito, "La casualidad nos salvará". Mamá a ver si empiezas a votar por favor, !gracias a los demás por participar¡. Ya está abierta la encuesta del mes de junio.

domingo, 24 de mayo de 2009

Del amor y otros exilios.

Hay personas que son buenas. Les delata la cara. Tienen cara de bueno y no pueden evitar ser buenas personas. Es un gesto, unas gafas o, en este caso, un bigote, un algo que les obliga a ser buenos. "Vete del país esta misma noche", le dijeron, "si no te matan". "No puedo", pensaría él, "no es solo que aqui tenga mis amigos, mi casa, mi familia, mi vida, no es por eso, es que aqui tengo a mi Luz". Pero tuvo que marcharse de su país y luego de hasta otros 2 países, pasando por Argentina, Perú, Cuba y España. La verdad es que escribir siempre fue algo peligroso para él. Diez años sin Luz, mientras ésta cuidaba a las madres de ambos y él empezaba a acaparar éxito, prestigio y reconocimiento gracias a sus obras y a una prodigiosa capacidad para poner muy buenos títulos a sus libros. Fue entonces cuando él escribió una de sus muchas perlas:

HAGAMOS UN TRATO

Cuando sientas tu herida sangrar
cuando sientas tu voz sollozar 
cuenta conmigo
(de una canción de Carlos Puebla)

Compañera,
usted sabe
que puede contar conmigo,
no hasta dos o hasta diez
sino contar conmigo.

Si algunas veces
advierte
que la miro a los ojos,
y una veta de amor
reconoce en los míos,
no alerte sus fusiles 
ni piense que deliro;
a pesar de la veta, 
o tal vez porque existe,
usted puede contar 
conmigo.

Si otras veces
me encuentra
huraño sin motivo,
no piense que es flojera
igual puede contar conmigo.

Pero hagamos un trato:
yo quisiera contar con usted,
es tan lindo 
saber que usted existe,
uno se siente vivo;
y cuando digo esto
quiero decir contar
aunque sea hasta dos,
aunque sea hasta cinco.

No ya para que acuda 
presurosa en mi auxilio,
sino para saber 
a ciencia cierta
que usted sabe que puede 
contar conmigo.

Quizás verano de 2003. "Su esposa tiene Alzheimer, señor. Empezará a sentirse confundida, olvidará datos corrientes y, al final, no sabrá ni cómo comer". "No se preocupe doctor, yo estuve en el exilio y esto no es sino otra forma de exilio pero ella sabe que puede contar conmigo". Dicen que el amor dura cuatro años y que en la vejez no es posible el amor de un matrimonio de más de 50 años de existencia que ya lo hablaron todo. Ella murió en 2006 y tú lo acabas de hacer. Y todavía habrá quien piense que tu historia fue triste Mario. Qué equivocados que están. Gracias por tu obra y por empeñarte en que tu historia no fuera triste.


domingo, 17 de mayo de 2009

Belgravia y las vidas que pude haber tenido

El barrio de Belgravia es el barrio más elegante de todo Londres. Ni Chelsea Ni South Kensington pueden llegar al nivel de exclusividad de Belgravia. Grandes mansiones de ricas familias se ubican en este barrio que surge a espaldas del palacio real. Como curiosidad, la serie Arriba y Abajo se rodó en el 165 de Eaton Place mostrando la vida de una acaudalada familia y de su servicio. Curiosamente, los siriventes vivían en lo que ahora se consideran las mejores plantas de esas mansiones, las de arriba y que, durante la época en que se ambienta la serie, eran las habitaciones destinadas a vivienda de los criados.

Hoy en día, las calles están pobladas de Roll Royces, Ferraris, Aston Martins y Bentleys que duermen en sus calles, al aire libre. Así es Belgravia, poderío y despreocupación por todas partes. Paseando un día con unos familiares por esas calles, surgió el típico comentario: "qué vidas hay en el mundo", "¿por qué no nos habrá podido tocar a nosotros?".

El comentario surgió una tarde de vacaciones en Londres, con la perspectiva de ir a un musical fantástico dos horas después y tras una soberbia comida en uno de mis restaurantes favoritos y yo me pensé: "¿por qué nos comparamos?", "¿por qué nos cuesta tanto admitir que estamos muy bien tal y como estamos?, ¿que somos ya unos privilegiados por el mero hecho de tener unas capacidades, como andar, oír, oler o ver?". "¿Que aparte de esas capacidades, podemos comer todos los días, beber una cerveza fría o hablar con nuestros amigos?". ¿Por qué tiene que pasar una desgracia o algo traumático para caer en la cuenta de lo bien que estábamos?".

Indudablemente, podríamos haber nacido en Belgravia, vivir en una de sus mansiones y tener una plácida vida. Por otro lado, incluso podríamos haber sido infelices en Belgravia si fuéramos, por ejemplo, a las islas Canarias, a Lanzarote y viéramos y nos comparásemos con cómo se vive por allí. Nunca tendremos lo que queremos porque siempre queremos lo que no tenemos y, mientras sigamos en esa dinámica, no lograremos disfrutar.

Si bien nunca podremos vivir en Belgravia, aquella tarde fue mágica, continuamos andando hasta llegar al teatro donde echaban el musical, lo pasamos muy bien, cenamos en una casa fantástica, al día siguiente conseguimos desayunar e incluso han pasado unos cuantos meses en los que hemos seguido viviendo y estando muy bien. Mis queridos monos del Senegal, dejen de compararse con otros, siempre habrá alguien más alto, guapo y listo pero en lo que no les deben superar nunca en la vida es en la capacidad de disfrutar de las cartas con las que vinieron al mundo. ¿Qué piensas?

domingo, 10 de mayo de 2009

Las personas que conoces cuando vives fuera de tu país

Carnicero, durante 35 años, emigrante que echa de menos su Asturias natal y aún recuerda la visita del Sporting en los años 70 cuando fue a jugar un amistoso en honor de los emigrantes españoles. Amiga de una amiga, muchos años fuera de España y los que le quedan por delante dado que ya no se encuentra cómoda en su país. Joven estudiante que viene a Londres a probar suerte tras una mala experiencia laboral. Señora gallega que tiene su vida aqui, joven española que tiene también su vida aqui. Matrimonio joven que persigue una buena oportunidad profesional si bien ella no las tiene todas consigo y que dicen en tres años volverán a España. Amigo del colegio que hace tiempo dejé de ver y que piensa en volver a España. Joven brasileña que, por fin, puede sonreír porque hay alguien que le devuelve la sonrisa...

Podría seguir relatando personas y personajes que uno conoce cuando vive en el extranjero. Ya hemos repetido varias veces que, cuando uno sale de su país, automáticamente sale de su zona de comfort, de la comodidad y se ve obligado a no encerrarse, a no actuar con automatismos. A abrirse como nunca lo ha hecho si no quiere que se le haga dura, difícil y solitaria su estancia en el exterior. Pocas personas nuevas conoces cuando vives en tu ambiente, con tus amigos, tus compañeros del trabajo, tu familia y tus vecinos pero, sin embargo, la necesidad de interactuar es mayor cuando estás solo, como esos jubilados que pegan la hebra en el autobús porque pasan la mayor parte del tiempo solos en sus casas.

Cuando sales, cuando viajas y cambias es inevitable conocer personas, las conoces aunque no te lo propongas y ese conocimiento es mucho más rápido que cuando uno vive en su país. La velocidad e intensidad es mayor, no hay tiempo, estamos de paso, quizás mañana ya se haya ido aquel vendedor de frutas que conociste ayer. En tres minutos te cuentas tu vida y en los próximos tres estás brindando por tantas cosas que tienes en común con el recién conocido.

Y surge la solidaridad, el invitarte a cualquier plan que haya con tal de que no estés solo y compartes la necesidad de conocerlo todo y aquello que acabas de aprender se lo dices al otro y así vamos, de paso, conociendo a unos y otras, ayudándonos, más rápido, más intenso pero más fugaz. A ver mañana a quién conocemos...

martes, 5 de mayo de 2009

Un oficinista de los nuevos mundos

"Serás abogado como tu padre", el joven Hubble no dejaba de repetirse esa misma idea cada vez que entraba por la facultad de derecho de la Universidad de Chicago. "Serás abogado como tu padre y trabajarás en su despacho", se dijo cuando se embarcó rumbo a Oxford para completar sus estudios de jurisprudencia.

Una vez doctorado en leyes, tras formar parte de los equipos de atletismo y boxeo, el joven Hubble se repitió: "serás abogado como tu padre". Y, efectivamente, Hubble fue abogado pero también un revolucionario. Hace 80 años, pensábamos que "universo y galaxia" eran sinónimos y Hubble descubrió que no, que una cosa era "galaxia" y otra "universo" y que éste no cesa de crecer.

Al mando del telescopio del monte Wilson, el más grande y potente en su época, descubrió nuevos mundos jamás imaginados por una persona y mucho menos para alguien especializado en leyes. 37 años después de su muerte se lanzó el telescopio Hubble que, desde hace 19 años, viene operando y observando el universo, un telescopio muy interesante que, últimamente, sigue empeñado en seguir estudiando leyes, las del universo.

Vivimos en una de las 400.000 galaxias que hay, hasta 1929 no supimos que había más, y todo ello gracias a un joven que empezó de abogado y acabó de astrónomo. ¿Y tú qué eres?, ¿aparte de funcionario, abogado, astrónomo, director de cine, ama de casa o fontanero?...

sábado, 2 de mayo de 2009

Resultados de la encuesta marzo 2009

Si fuera estadístico sacaría una conclusión y no sé si muy cierta, ya sabéis lo que pienso de esa ciencia que Dios guarde por muchos años: nunca gana el faro que a mi me gusta. En este caso, ganó "Stop following me" con un 50% de los votos, seguido de "Lo natural es una cadena de corazones rotos" y "La tensión de los opuestos" con un 25% de los votos y "Crisis" que no lo ha votado nadie.

Como ya sabéis que la estadística no es fiable voy a sacar una conclusión más cierta, no me vota ni mi madre, sino los 4 fieles lectores de siempre, gracias a todos por participar, !ya está abierta la encuesta de mayo¡.

domingo, 26 de abril de 2009

Cuando las ranas críen pelo...

... es decir nunca. Hay cosas imposibles de que ocurran, nunca las podremos esperar. Bueno pues resulta que han operado un riñón por el ombligo, que hay trenes que van por debajo del mar y que dentro de poco será posible regenerar las células dañadas del corazón.

El proyecto de construir una especie de ascensor a la Luna está estudiado y resulta viable. Sorpréndase, esperen lo imposible, lo ilógico, estén preparados para lo increíble por más inverosímil que parezca. De hecho, todos los días hay una ocasión para aceptar algo que se escapa a nuestras categorías mentales. Los niños son maestros en eso y deberíamos guardar la capacidad de sorpresa que ellos tienes.

En una ocasión leí una esquela que decía que a la difunta en cuestión le había sorprendido la muerte a la edad de 92 años y me pareció maravilloso el pensar así. Por cierto, han descubierto unas ranas que crían pelo, la trichobatrachus robustus, de 11 cm. que vive en los bosques húmedo tropicales de África y que es considerada como un manjar en ciertos países africanos. Vive en el medio terrestre y tiene el lateral del tronco y las patas traseras llenas de pelo duro. Se cree que ese pelo aporta más oxígeno a la piel de la rana. ¿Sorprendente?.

Lo mejor de todo es que eso no es lo más sorprendente de esta rana. Los renacuajos tienen afilados dientes y son carnívoros. Y las ranas adultas tienen garras retráctiles que no tienen salida al exterior así que si estas ranas se sienten amenazadas y tienen que sacar las uñas, éstas rompen la piel.

En el Reino Unido, en lugar de decir cuando las ranas críen pelo, se dice cuando un cerdo pase volando pero desconfíen que igual mañana vemos un gorrino volando plácidamente a 10.000 metros de altura...