domingo, 31 de mayo de 2009

Del tiempo y otros inventos

Greenwich es el meridiano de referencia en todo el mundo. El meridiano cero, una línea trazada a lo largo del globo que pasa de norte a sur por Reino Unido, Francia, España, Argelia, Malí, Burkina Faso, Togo y Ghana. Determina los husos horarios pero tampoco me haga mucho caso, es un sitio irreal y artificial. Si fuera cierto, Barcelona no tendría la misma hora que Madrid. Se creó en una conferencia internacional en Washington en 1844, con la oposición de República Dominicana y con la abstención de Francia y Brasil pero, sobre todo, con el desconocimiento del común de los mortales, todos nosotros, a quien más nos afecta el tiempo. En Greenwich, hay un meridiano físico y, sobre todo, un museo del tiempo.

Como os digo, Greenwich es un sitio irreal y artificial que habla del tiempo en sus diversas manifestaciones. Tiempo meteorológico y tiempo marítimo, tiempo cronometrado y tiempo subjetivo, tiempo agrícola y tiempo astronómico, tiempo mecánico y tiempo libre. El tiempo es un invento y tiene varias clases. Como invento que es, no es real, es creado pero es un invento peligroso y con consecuencias. Las fronteras son tiempo, hay países creados en torno a meridianos y paralelos, las mareas son tiempo, crecen y bajan en cuestión de ciclos lunares pero, sobre todo, nosotros somos tiempo, o mejor dicho, somos el tiempo que ya no tenemos, como bien le recordaba un antiguo profesor a mi hermano hace poco... tiempo.

Sin embargo, no se angustie. Si tiene 33 años, piense que más bien ya no los tiene, que lo que tiene es el resto del tiempo que aún no ha vivido pero, como el tiempo es un invento, tampoco ha dejado de perder nada y que eso le sirva de acicate para administrar mejor este artilugio llamado tiempo. Si en el día a día, durante su jornada laboral no le da tiempo a cultivar sus aficiones, tampoco se agobie, porque eso sólo le serviría para usar este invento agobiándose mientras el tiempo se le va gastando.

Y sobre todo, como bien dice en repetidas ocasiones mi buen amigo Paco Alcaide, si tiene la sensación de que malgasta el tiempo piense que la vida se puede vivir en un minuto. Un vino, una cena, un buen libro o película, un viaje, un abrazo o una charla pueden justificar vidas enteras. Haga cosas con su tiempo para que algún día, cuando se vea con muchos menos paralelos y muchos menos meridianos, cuando esa línea imaginaria e irreal que es Greenwich deje de ser tan irreal e imaginaria, tenga la sensación de haber usado el tiempo, de haber tenido muchos minutos que justificaran una vida entera.

Me permito copiarle a Paco la idea, como muchas otras veces, y os dejo la maravillosa escena de la película "Esencia de mujer", que ya colgara él en su blog www.franciscoalcaide.blogspot.com, donde un ciego baila un tango con una hermosa mujer. Sin duda alguna, 5 minutos 58 segundos bien empleados...


6 comentarios:

MaS dijo...

Y, ¿qué decir de ese tiempo que los demás nos regalan? Ese no vivido, paralelo, que aparece en un momento y desaparece en el mismo, que viene con otra intensidad...como ahora, que haciendo otras cosas, he vivido el tiempo de un tango, he sentido la risa, el movimiento del pelo al voltear la cabeza hacia atrás, el pudor de ser observada, de equivocarme, la valentía de atreverme...
y es que ahora, que no tengo 38, he vivido con intensidad 5 minutos y 58 segundos...Gracias, Charlie, Gracias Frank. Gracias, Pedja, Gracias Paco.
Donna, y a partir de ahora, María.

FAH dijo...

gracias pedja, por citarme, pero no hacía falta. para mí cada instante es un aprendizaje y aprendo de todo y todos. ¿quiénes seríamos si otros no nos hubiesen cuidado, apoyado, enseñado...? Esa escena es fantástica, aunque a mí lo que me gusta es el tango, que tal vez sea mi preferido. Su título es "Por una cabeza" y recomiendo una versión muy original de Andrés Calamaro: http://www.youtube.com/watch?v=sNhr6RKpWkc.

¡Qué gran verdad! En un momento se vive una vida... Cuando conoces a alguien con quien te sientes a gusto y apenas acabas de conocer, cuando una escena de una película te hace cambiar tu visión del mundo, cuando una palabra de un tercero dicha en el momento oportuno te impulsa a cumplir tus sueños... thank you. abrazo.

Pedja dijo...

Gracias MaS, buenísimo tu comentario. El tiempo que los demás nos hacen vivir, eso da para un post en sí mismo, me pongo a pensar en ello, gracias¡¡¡, un saludo¡¡¡

Pedja dijo...

Paco es justo que te cite porque eres una constante fuente de inspiración. El tango es fantástico, no es mi preferido porque hay otros tan buenos como Cambalache, A media luz o Cafetín de Buenos Aires también muy buenos pero en cualquier caso, la versión de Calamaro buenísima.

Y respecto a que la vida se vive en un minuto, qué gran verdad, en Cracovia o Copenhague, en la Yaya o el Son, en el colegio o en el trabajo, gracias Paco por darme muchos minutos buenos y por tu participación, un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Fantástico el post. Sobre cada reflexión se podría "perder" todo el "tiempo del mundo" debatiendo cada palabra, sin turnos, sin tiempo.
Un abrazo

Pedja dijo...

Gracias Fernando por participar y leerme. Perder el tiempo pocas veces, siempre hay algo bueno o positivo que se puede sacar de cada experiencia, un abrazo¡¡