domingo, 6 de septiembre de 2009

¿Quiere que le cuente el final de la película? Usted muere.

Hay veces que cuando me encuentro con un ser querido y tengo que explicarle una decisión, le suelo mostrar el siguiente argumento: "¿y si me muero mañana?" o mejor aún (bueno lo de mejor es un decir) "¿y si me cae una maceta ahora mismo y me voy para el otro barrio?", "¿para qué haberme pasado los últimos 30 segundos enfadado, preocupado o molesto?". Siempre que digo este tipo de cosas, la persona que se encuentra a mi lado, reacciona, le sienta mal el argumento, le inquieta y se rebulle en el asiento o se mueve si está de pie y casi siempre me responden: "ay no digas eso...". ¿Por qué existe la muerte?. Veamos alguna de las razones que llevan a justificar su existencia (aunque no deja de ser un poco paradójico e irónico que muerte y existencia vayan juntas en la misma frase o quizás no....):

1.- Si el tiempo fuera infinito, eterno, ilimitado no sería un bien valioso. El aburrimiento sería una opción y la vida carecería de reto, nos daría tiempo a hacer todo lo que nos interesa y atrae.

2.- De no exitir la muerte todo sería igual de importante o grave. No tendríamos una medida exacta de las cosas. Podríamos enfadarnos o reír, los placeres no serían placeres porque siempre tendríamos la oportunidad de probarlos, una vez más, hasta hartarnos. Cuando nos pusieran una multa o perdiéramos un autobus que acabara de arrancar en nuestras narices, tendría sentido que nos molestara y dijéramos: "!qué mala suerte tengo¡". Las peleas con los amigos tendrían sentido. Comeríamos chocolate como quien come pipas y el buen vino nos lo beberíamos como si fuera agua... bueno aunque esto último creo que lo podemos hacer igualmente ahora...

3.- Si no hubiera muerte no habría decisiones, pobraríamos una y otra vez. Si no acertamos con un camino, probaríamos el otro, no habría reto, repito, ni pasión ni espíritu de superación. En muchas ocasiones, nos dejaríamos llevar, total si luego tendríamos la oportunidad de intentar la otra opción...

4.- En consecuencia, de no haber muerte no habría errores y, en consecuencia, capacidad de aprendizaje. Podríamos equivocarnos cuantas veces quisiéramos sin que eso tuviera grandes consecuencias.

Entiéndanme bien, no es que esté haciendo una loa de la existencia de la muerte (mira qué me suena raro esas dos palabras juntas). Tampoco estoy hablando de si hay algo o no después de esta vida, al igual que nacemos sin saber lo que viene morimos sin saber lo que viene pero, lo que es claro es que si uno está preparado para morir entonces está preparado para vivir. Mis queridos monos del Senegal, lo que les quiero decir es que, lejos de caer en la angustia, deben tener muy presente que la muerte existe para que entonces podamos existir nosostros también, para que nos dejemos de miedos, suspicacias, conflictos y perezas.

Si uno sabe y es consciente que el rollo de la película tiene un final, es decir, que la cinta no es inacabable, entonces tratará de aprovecharla lo más posible para hacer una gran película. Hará grandes planos, con bellos paisajes y una muy buena banda sonora. Ya lo saben, aunque no sean directores de cine ni grandes guionistas, han recibido un rollo de película único, valioso e incalculable. Ya pueden empezar a rodar por más que no tengan ni idea de cómo hacerlo... Buena semana.


6 comentarios:

Fernando López Fernández dijo...

Fantástico, aunque yo creo que no me aburriría y seguiría teniendo retos. En cualquier caso, nacer es empezar a morir, y hay que estar como los samurais preparado para ello, sabiendo que muchos de tus objetivos, retos o deseos nunca se cumplirán, pero no por ello hay que abandonarlos.

FAH dijo...

Enhorabuena pedja de nuevo. Ya lo dijo Steve Jobs: "La muerte es el mejor invento de la vida": http://franciscoalcaide.blogspot.com/2009/08/la-muerte-es-el-mejor-invento-de-la.html.

Me quedo con esta frase: "Death is more universal than life; everyone dies but not everyone lives". A. Sachs.

MaS dijo...

Pero tambien es verdad que cuando se conoce el final de la peli, los detalles, la esencia,... muchas veces no captan nuestra atención como podrían hacerlo.
Y es cuando se pierde el misterio de qué pasará... nos volvemos apáticos (entre otras cosas).
"bah, si al final se muere..!".
un saludo cordial, María.
pd. no se por qué me viene a la cabeza la diferencia entre eficacia y eficiencia. Ahí lo dejo.

Pedja dijo...

Claro que sí Fernando, optimismo para conseguir los retos y los que no se consigan ya habrá tiempo luego para obtenerlos, un abrazo.

Pedja dijo...

Steve Jobs, lo has ascado varias veces en tu blog y yo una en el mío, discurso imprescindible que conviene revisar cada poco tiempo, gracias por sacarlo de nuevo, un abrazo

Pedja dijo...

Efectivamente Mas, es posible caer en la apatía, ésa es una de las dos opciones que tenemos pero me parece la menos inteligente, mucho má inteligente es luchar, al menos así cuando nos muramos habremos disfrutado, gracias por participar, pensaré en lo de la eficiencia y eficacia, un abrazo.