domingo, 16 de mayo de 2010

De las pérdidas y otras ganancias.

¿Han visto las semillas que hay en la ciudad?. Lo inundan todo de estornudos, lágrimas y ahogos. Es como un manto que lo cubre todo, que atora alcantarillas y desagües. Qué derroche y qué gran lección. ¿Se han dado cuenta de que la naturaleza se basa en el principio del derroche?. ¿Que hay que crecer para el próximo año?. Lo inundo todo de semillas. Doy sin medida para que alguna de los trescientos millones de semillas que circulan por el aire sirvan, al menos una, para algo. Me ato los cordones en Londres y me veo una de esas semillas que hay por Madrid, ha viajado conmigo más de 1500 kilómetros, qué derroche y que gran lección. 

Vivimos en una constante pérdida, como esos mil millones de millones de trillones de... semillas. ¿Se han dado cuenta de que vivir consiste básicamente en perder?. Se pierden los dientes de leche, se pierde la juventud,  se pierden ilusiones y proyectos y entonces nos sale una cana y no le damos importancia. Es una cana de juventud. Y, de repente o quizás no tan inmediatamente, se pierde una pareja o un amigo, nos cuesta ir adaptándonos a los deseos de los demás. Ganamos en comodidad y perdemos en ilusión, mañana no voy a correr que estoy cansado y no nos damos cuenta que se nos han ido ya un día, un mes, dos años, un trabajo, un país nuevo que visitar, otros 15 años.... una vida.

Perdemos aquellos veranos de tres meses, la vida de estudiante, la ilusión de las Navidades, perdemos abuelos y juegos divertidos. Perdemos paragüas y gafas, creencia en nosotros mismos y oportunidades, y tiempo, perdemos mucho tiempo, perdemos vecinos y recuerdos, preocupaciones y alegrías, desvelos e inversiones.

Con todas esas pérdidas, ¿se han dado cuenta de que vivir consiste básicamente en ganar?. Se ganan más amigos, nuevos proyectos o ilusiones, menos incomodidades y más consciencia, más conocimiento de qué es lo realmente importante, se ganan humildades y nietos, sobrinos y risas. Se ganan nuevas oportunidades con menos desvelos, se ganan curas y soluciones, tiempos y paseos. Me da a mi que será que tenemos que hacer como los árboles, derrochar semillas, errores e intentos hasta conseguir plantar un árbol y realizar alguno de nuestros proyectos, me da a mi que se trata de ir perdiendo y saber ir perdiendo para saber ganar con el tiempo.

6 comentarios:

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Pedja:
Magnífica reflexión.
Mi conclusión sería (la mía propia conmigo mismo, que quede claro), ... y que de vez en cuando, cuando eches la vista hacia atrás... sonrías.
Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Pedja:

Magnífica y brillante. En realidad es el ciclo de la vida, perder para ganar, ganar para perder. Y en medio de todo eso la constante paradoja que rodea al ser humano que pierde para ganar que gana para perder
Felicidades.
Un abrazo

Pedja dijo...

JAvier, ganes o pierdas se trata siempre de reír, magnífica conclusión, gracias¡¡ un abrazo

Pedja dijo...

Querido Fernando, el ciclo es ése y por ese orden, perder para ganar y paradojas de por medio, gracias por participa como siempre y feliz cumpleaños¡¡¡ que yo también te sigo... un abrazo.

GDS dijo...

Es como la metáfora del boxeador, le gusta más dar que recibir.

En la vida cuando nos desprendemos de cosas o damos en teoría perdemos pero al final como el boxeador quien más ha dado gana.

Es cierto perdiendo se gana, aunque si no lo hacemos tal vez empatemos.

Saludos.

Pedja dijo...

Todo lo que no se da se pierde, gracias GDS por participar, un abrazo