domingo, 7 de agosto de 2011

Nietzsche también fue un perdedor.

"¿Qué fue de todos nosotros?". Así se titula un artículo de Javier Cercas en el que nos viene a decir que la vida nos ha atropellado. Al hilo de la serie ¿Qué fue de Jorge Sanz?, nos viene a decir que envejecer y morir es el único argumento de nuestra historia. Que si bien pensábamos que íbamos a comernos el mundo, ha sido más bien al contrario, éste se nos ha llevado por delante.

Viene a decirnos lo siguiente:

"Igual que Jorge Sanz,  también nosotros íbamos a comernos el mundo, y aquí nos tienen: filósofos que íban a ser Nietzsche convertidos en petardistas profesionales, (...) periodistas prometedores convertidos en canallas, críticos literarios valiosos entregados a la chismografía y la maledicencia".

Lo que ignora Cercas es que el propio Nietzsche fue un perdedor. Problamente él trataba de imitar a su inspiración. Ya fuera Platón o Descartes, nunca llegó a imitarles. Según sus propias consideraciones, llegó a los 30 y nunca pudo escribir una obra que se pareciera a las de Kant. Somos implacables con nosotros mismos y ello nos condena a llegar a los 40 con un desencanto que no está justificado. Modigliani no fue feliz, tampoco Van Gogh, Picasso sí encontró el éxito pero era insoportable. 

Goya no pudo convivir con su genialidad y Beethoven era sordo, sí sí un músico de gran éxito pero sordo como una tapìa. No hay perfección, sólo desencanto y comparaciones, expectativas irrealizables y sueños frustados. Si tienes hijos altos y sanos, suspenderán en el colegio por vagos, si son feos  tiene granos igual son unos magníficos estudiantes... frustados por compararse con los guapos. Nietzsche aún espera escribir una obra maestra.

Nos cuesta mucho llegar adonde hemos llegado y, en lugar de valorarlo, nos tiramos piedras a nosotros mismos. Mis querido monos del Senegal, no hay situación perfecta, no la busquen, no la hallarán. Relajense, si les tocó tener éxito, no se acomoden ni se desesperen por quedarse sin objetivos y si aún no les llegó el triunfo, bendita su suerte por seguir en la lucha para conseguirlo, aunque nunca lo lograrán completamente, somos eternos insatisfechos y si no que le pregunten a Nietzsche. 

 

2 comentarios:

pilar mandl dijo...

Interesante... me deja pensando. Me gusta lo de seguir en la lucha persiguiendo el objetivo...

Pedja dijo...

Querida Pilar Mandl,

Cuánto tiempo desde tu último comentario, me alegra saber que sigues viniendo al faro del fin del mundo. Sigamos pues persiguiendo objetivos... gracias¡¡¡