domingo, 14 de diciembre de 2008

Seve ballesteros y el mulligan de su vida

Esta semana, Seve Ballesteros, al recibir el alta médica afirmaba lo siguiente: "Gracias a los cirujanos podré jugar el mulligan de mi vida. (...) Cuando se lucha con fe y perseverancia, podemos salvar cuantos obstáculos encontremos en nuestras vidas. Nuestra mente es muy fuerte, más de lo que podemos imaginar. Al igual que siempre hice en mi vida profesional, la visualización del éxito en cualquier aspecto de la vida, ayuda a conseguir los objetivos que nos marquemos, por muy imposibles que éstos parezcan".

"Si creemos en nosotros mismos, llegaremos incluso a alcanzar metas que jamás imaginamos. Continuaré creyendo y pensando positivamente para derrotar a la enfermedad que me ha tocado vivir y animo a que ellos lo hagan con la misma determinación que yo", añadió Ballesteros, que tuvo una mención especial para su familia.

Ya ven amigos, alguien consciente de que tiene un mulligan, la oportunidad que se da, en los partidos amistosos de golf, de repetir el golpe de salida. No creo que sea necesario tener un tumor cerebral para tener un pensamiento tan acertado, pero ya que te toca tener un tumor cerebral, al menos que sirva para tener un pensamiento así. Enhorabuena Seve.

La rutina y la normalidad, la actividad diaria nos hace olvidar que estamos aqui de regalo y que, como regalo que es, debemos disfrutarlo y exprimirlo hasta el último segundo. Cada día que vivimos es un mulligan para nosotros mismos, cada día está repleto de cosas un tanto absurdas si contempláramos los días como lo que son, mulligans. Desaparecerían preocupaciones, conflictos, envidias, perezas y suposiciones y surgirían el disfrute, la curiosidad, la tranquilidad y el optimismo. Seve nos da la receta, bien sencilla:

1.- Visualización del éxito o pensamiento positivo. En muchas facetas de nuestra vida podemos ver un éxito. El problema es que nos acostumbramos a ello y ya no nos parece un éxito, lo damos por algo normal. Yo ayer tuve uno que para el común de los mortales no lo es, disfrutar con unos amigos de dos tortillas de patata gloriosas que hice. No es difícil disfrutar ni tener éxito, lo que ocurre es que complicamos lo sencillo que resulta pasarlo bien.

2.- Tener fe, creencia en nosotros mismos y perseverancia. No es fácil ni cómodo vivir este mundo pero sí es apasionante. Estamos diseñados para la épica, para afrontar retos, crecernos ante las adversidades y luchar. Ésa ha sido nuestra Historia y eso será el futuro. Si no, esto sería aburrido y eso es imposible cuando lo que tenemos ante nosotros es un mulligan, una segunda opotunidad, habiendo quemado la primera y sin quedarnos muchas más. Gracias Seve por el ejemplo y ánimo con tu lucha.


8 comentarios:

FAH dijo...

Se merecía Seve un post. Uno de los mejores deportistas en la historia del deporte español. Merece leer su biografía que ha salido hace algunos meses. Muy completa.

Un saludo.

Begoña Coach Politico dijo...

Cuando personas como Seve transmiten mensajes al mundo como el que ha hecho tras recibir su alta médica, surge la oportunidad de que al menos una sola persona reflexione sobre si misma, y esto Pedja, es un regalo, un regalo para el alma.

Me ha gustado el post, y el mensaje que lleva consigo: Visualiza en positivo, ten fé y no te rindas.

Gracias.

Pedja dijo...

Gracias Paco por participar y por la recomendación, seguro que la biografía es muy interesante, un abrazo.

Pedja dijo...

gracias Begoña por el comentario, sobre todo, viniendo de alguien con un blog tan bueno, un cordial saludo.

Marta dijo...

Seve hace fácil lo dificil y tu con tus posts haces grande lo pequeño, me ha encantado.

Pedja dijo...

Gracias Marta por participar, con tanto halago me lo voy a empezar a creer. Sé poco de golf pero es verdad que Seve, como jugador, se caracterizaba por hacer golpes imposibles y remontadas increíbles. Nos vemos en breve para comer jamón, un abrazo.

FAH dijo...

Me apunto a lo del jamón... y como sabes poco de golf... estas navidades te regalamos unos "palos"... de ciego, claro...

abrazo.

Pedja dijo...

Di que sí Paco, la danza la trae la panza, un abrazo