lunes, 4 de enero de 2010

Del tiempo y otras goteras

2010, ya 2010. Un año más los mismos ritos, las 12 uvas, las campanadas, los fuegos artificiales, la fiesta, la noticia del primer niño nacido en el 2010, los primeros desastres del 2010, el concierto de año nuevo y un repetitivo y constante etcétera.

Este año, la tele puso imagenes de cómo había sido la celebración otros años, por cierto de la misma forma siempre. Este año, como todos los años, hubo la noticia de que en Australia ya se encontraban en el 2010 pero yo estaba en el 2009, qué follón. El tiempo es un invento, definitivamente, no me cuadran las cuentas, unos en una década y otros en otra, por poco tiempo, cuando nos queramos dar cuenta Australia empezará el 2020 y nosotros estaremos en el 2019, por otro poco tiempo...

Feliz 1990 y feliz 1967. Canciones, vestidos de gala, champán, y de repente nos han caído 20 años encima. Feliz 2003 y 1979, con los mismos deseos de paz y felicidad para todo el mundo y de pronto han pasado otros 37 años, sigue sumando.

El tiempo corre, mucho más que nosotros. El tiempo es ágil y rápido, mucho más que nosotros. Feliz 1987 y Feliz 1999 y siempre igual. Pasa un año y el hijo del quinto ha caído en la droga. Pasan cinco años e Isabel se casa. Pasan otros 10 años y Raquel acaba la universidad y se va al Tercer Mundo. Feliz 2009. Los vecinos del segundo son nuevos, los de toda la vida se hicieron mayores, se fueron encorvando y encorvaron tanto que ya no están. Los hijos vendieron el piso hará ya más de 15 años, ¿15 años?. Feliz 2033. Y te han caído otros 27 años, vamos por 77, ¿empezarás ya por fin tus proyectos?. ¿Irás por fin al gimnasio?. ¿Aprenderás francés, ahora que han pasado 34 años?.

Feliz 1964 y Feliz 2002. Y vuelta a empezar, hace 17 años acabé el colegio y digo bien: !feliz 2010¡, corre que el efecto 2000 pasó hace ya... !10 años¡. El tiempo corre, mucho más que nosotros. El tiempo es ágil y rápido, mucho más que nosotros así que ya solo espero que este 2010 sea el año en el que nos arriesguemos por nuestros sueños, objetivos, metas y deseos, feliz 2010 a todos.


6 comentarios:

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Pedja:
Magnífica entrada que me da pie a que añada (con tu permiso):
"... porque la vida es aquello que pasa mientras estás hacieno otra cosa" (palabras de Jon Lennon, que supongo conocerás).
Estas fechas, como cualquier otras, son estupendas para empezar a hacer lo que realmente nos haga vivir la vida que queremos vivir, si es que lo sabemos. Que esa es otra.
Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Así es Pedja, buena entrada. ¿te has dado cuenta que sólo se mira y compara el tiempo en estas fechas como si buscasemos una referencia de no sé que muy bien y por otro lado fuese el momento más adecuado para hacer planes de futuro?
Mientras no se cambie esa forma de pensar el primer niño del año seguirá siendo noticia.

Un abrazo y feliz 2010

Pedja dijo...

Gracias Javier, efectivamente, el problema es que a veces no sabemos ni lo que queremos, pero lo bueno nos gusta a todos y disfrutar y ayudar también, y siempre sabeos lo que no queremos así que tenemos muchas cosas resueltas, un abrazo.

Pedja dijo...

Jua jua jua, muy bueno Fernando, mu bueno el comentario. Es cierto que parece una tontería fijarse en un momento justo del año para buscar una referencia inexistente pero hay un por qué, te lo explico...

Yo acostumbraba a celebrar el año nuevo el 24 de junio con unos amigos. Algún año he ido al ensayo general que se hace el 30 de diciembre en la puerta del sol y en septiembre acostumbro a hacerme los planteamientos y proyectos para el año nuevo pero eso no es correcto.

Es verdad que en todos esos momentos del año nacen niños pero no pueden ser noticia. Fernando, la temporada de uvas alcanza su máximo el 31 de diciembre. No podemos celebrar el año nuevo el 25 de abril o el 17 de septiembre porque las uvas están en su mejor momento el 31 de diciembre y que siga siendo así por mucho tiempo. Menuda suerte para los que nacen el 1 de enero, seguirán siendo noticia, gracias por pasarte, un abrazo.

MaS dijo...

Aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Así lo veo yo. Que aunque alguien nos permitiese inventarnos otras medidas de tiempo, de medición...el resultado será el mismo: me encorbaré, y encorbaré y en un hoyo acabaré.
Si el año dura 365, 482 o 544...¿qué mas da? Siempre habrá un dia uno, y un niño que será noticia.
Buenos momentos,
pd. vaya gotera...

Pedja dijo...

Fantástico comentarrio MaS, muchas gracias¡. Claro que sí, el tiempo es siempre el mismo, otra cosa es la percepción que tengamos de él. A veces, parece que no pasa el tiempo y otras en cambio vuela, sobre todo cuando nos estamos divirtiendo.

En cualquier caso, MaS, quiero verte recta ahora mismo¡¡¡¡, deja de encorvarte, gracias por pasarte, un abrazo.