domingo, 10 de enero de 2010

El señor Campaner

Ésta es la historia más maravillosa que jamás oirás. Conjuga los siguientes conceptos clave: Fátima, noma, Níger, hidrocefalia, muerte de un hijo, Tawa, egoísmo, papeles, hoteles Riu, gallinas, infartos, isla, vacuna, 3 euros, mijo, heridas que huelen mal, demonio, pozos, 160.000 euros, crisis y miedo, mucho miedo. Es una historia real. Vamos a componer el puzzle:

Yo era recepcionista en un hotel de la cadena de hoteles Riu. Con 52 años tuve dos infartos y vi la muerte muy de cerca. Los médicos me garantizaron al menos 10 años más de vida, qué curioso, cómo si eso se pudiera garantizar. Níger es el país más pobre del mundo. Existe una enfermedad, llamada noma, que en un plazo de 48 horas destroza las caras de los niños y en Níger se piensan que es una maldición del demonio.  

Tuve con mi mujer cinco hijos pero el mayor de ellos murió a causa de una hidrocefalia, no saben lo duro que es la muerte de un hijo. Un día me llamó mi mujer, me dijo: "Cariño, hemos adoptado una niña". "Bueno me dije yo". "Sí cariño pero es que es negra". "Bueno me dije yo, ya podemos hacer un anuncio de los de Benetton". Se llamaba Fátima y estaba enferma de noma. Vino a Mallorca para ser operada.

El noma no es más que una bacteria que se cría en ambientes de manutrición y falta de higiene. En Níger, la dieta básica se compone de mijo, lo que comen los pájaros en el Primer Mundo. En un plazo de 48 horas se ha comido las partes blandas del niño y le ha desfigurado por completo la cara, causando unas heridas que huelen mal. Se cura con una vacuna de penicilina que en el Primer Mundo apenas cuesta 3 euros.

Al curarse, Fátima me dijo que la acompañara, a su pueblo, en Tawa. Tras todas estas experiencias, decidí irme con Fátima, decidí dejar mi empleo en el hotel. Fui a hablar con mis jefes y me preguntaron que de qué iba a vivir. Les dije que de las cabras o de lo que fuera, ya sabemos todos que en Níger la vida es difícil. Mis jefes decidieron mantenerme el sueldo, qué curioso cómo te ayuda el mundo cuando te propones hacer lo que quieres. A día de hoy, años después, la nómina es ingresada en mi cuenta puntualmente.

Cuando llegué a la capital, Niamey, pregunté cómo ir a Tawa. tenía que coger un autobus y recorrer otros 700 km. Lo que allí viví fue inenarrable. Viajaba en un autobus atestado de personas, cosas y gallinas. Cuando llegué allí, llamé a mi mujer y le dije, "cariño vete preparando los papeles para montar una ONG que yo me quedo aqui". Nunca antes había salido de mi isla, de Mallorca.

Soy Pep Campaner, monté la Fundación Campaner y, 9 años después, hemos construido 47 pozos, una escuela, damos al menos una comida diaria a muchos niños. Mi último sueño es montar un pequeño hospital para poder operar en Níger a los niños que sufren el noma y no tener que trasladarles a Barcelona. Serían 160.000 euros, cantidad que no es fácil de conseguir en tiempos de crisis, bueno crisis en el Primer Mundo porque yo siempre vivo en crisis, en África.

Seguro que conseguiré el dinero para el hospital. La gente me pregunta que por qué hago todo esto. Me dicen si me mueven motivos religiosos. Yo les digo que no, que considero que hago lo que debo de hacer y que lo hago por egoísmo. En esos niños de Níger veo a mi propio hijo, que murió.

El mundo está lleno de noticias malas pero también de noticias buenas, mi historia es una de ellas. Considero, como les digo, que hago lo que debo de hacer aunque lo hago con miedo, con mucho miedo. Les dejo con una entrevista que me hicieron en Radio Nacional de España y con la dirección web de mi fundación:



2 comentarios:

Fernando López Fernández dijo...

Hola Pedja:

Excelente testimonio, excelente noticia y excelente post. Un tres en uno. Africa, la gran asignatura pendiente que esperemos podamos aprobar de una vez.

Gracias por compartir. Un abrazo

Pedja dijo...

Gracias Fernando, ésta es la noticia buena que yo quería aportar. Un abrazo y gracias como siempre por tus comentarios, me alegra que te haya gustado.