jueves, 21 de octubre de 2010

Conflictos y naturalezas.

Día 1.
Ha venido una nueva persona a la oficina, parece muy maja. 

Día 2.
La nueva me ha pedido que le dé trabajo, quiere ayudarme y pone interés en aprender, fantástico fichaje para la oficina, por fin me hicieron caso y han reforzado administración.

Día 14. 
La nueva quiere las vacaciones el mismo día que yo, y, a pesar de ser la nueva, el jefe le ha dado la razón.  Baja a comer por su cuenta y veo que hace la guerra por su cuenta. el jefe la ha felicitado y ella le ha regalado el periódico, no me gusta nada, no me fío un pelo de esta tía. A ver cómo explico en casa lo de las vacaciones.

Día 27.
No tengo nada que hacer, todo pasa por la nueva que se cree insustituible, ayer mismo le pillé dos cagadas pero no pienso decirle nada, ya que se cuelga las medallas como si lo hiciera ella todo que se coma las meteduras de pata que hace, no le pienso decir nada... todo el mundo la pone a parir.

Día 44.
Esto es insoportable, si ya me lo decía mi madre: "no te fíes de esa mosquita muerta", "piensa mal y acertarás". Me he quejado a mi jefe, exijo una coodinación y que se marquen bien las funciones de cada uno en la oficina, esto es un acoso, no aguanto más....

Esto podría ser aplicable a una oficina, a una empresa, a un ministerio, a un equipo de fútbol, a una panadería, a una comunidad de vecinos, a una ¡familia!. Donde hay personas, hay conflictos; donde hay distintas sensibilidades, hay tensiones; donde se ven diferentes caracteres, hay choques; son las formas de ver las cosas, siempre a nuestro modo. Nunca vas a contentar a todos, nunca vas a contentar a alguien por siempre, bienvenido a la sociedad.

6 comentarios:

Fernando López Fernández dijo...

Hola Pedja:

Genial y real como la vida misma. aplicable a muchos aspectos de nuestra vida como dices. Donde hay personas (emociones) hay conflictos. Una cuestión de naturaleza humana.

Enhorabuena.

Anónimo dijo...

me he sentido reconocido... muy sencillo y muy real. @ramonbalterra

MaS dijo...

hum, no se, yo veo que todo va bien hasta que la mosca no se nos posa encima..., todo va bien y parece maja hasta que se nos cruza en el camino de las vacaciones, hasta que el jefe la reconoce en su trabajo, o la sonrie, o...
Real sí, estoy de acuerdo. Pero injusto, que nos creamos con la verdad absoluta, con la posesión de nuestro terreno, con la autoridad suficiente para juzgar al de al lado...porque es nuevo o porque le han salido tantas canas que consideramos que ya merece una jubilación.
Yo, el conflicto lo veo dentro de cada uno. Así nos va.
Dolorasamente real.
Saludos, Pedja.
Genial, como siempre.

Pedja dijo...

Muchas gracias Fernando, has dado en el clave, el conflicto es inherente a nosotros, ya discutiremos entonces, un abrazo.

Pedja dijo...

Bienvenido al farodelfindelmundo rbalterra. Muchas gracias por tu comentario, me alegra mucho que pienses que es real y saber que tengo un nuevo lector, un abrazo.

Pedja dijo...

Querida MaS, efectivamente, el tema está más en nosotros que en los demás- Quiero decir, que uno mismo se puede hacer muy mala sangre y caer en conflictos muy gordos, sintiéndose el más perjudicado del mundo o, por el contrario, creer que ha nacido con mucha suerte. Enhorabuena por el comentario, le da otra visión al tema, un abrazo y gracias por el comentario.