domingo, 17 de abril de 2011

¿Qué nos podemos creer?

Resulta que estamos en la quinta fase de la histórica crisis económica que nos ha tocado vivir, la crisis energética. Tras las hipotecas basura, el estallido de la banca, la recesión de la economía real y la crisis de la deuda pública, nos viene la crisis nuclear. A perro flaco todo son pulgas.

Si hace dos años, la doctrina era ayudar a los bancos y hace uno a quienes somos afortunados nos bajaron el sueldo como medida inevitable si queremos seguir con el mundo que tenemos, ahora toca el ahorro público y desechar la energía nuclear. No soy partidario de la energía nuclear que conste pero sí  de la reflexión más que de las modas, sobre todo a la hora de hablar de energía. No sé mucho de economía pero ni los medios de comunicación ni los políticos tampoco.

Si la clase media es cada vez menos pudiente y las diferencias sociales se disparan al haber menos ayudas públicas pero sigue habiendo sueldos disparatados sin responsabilidades de por medio, socializando las pérdidas y privatizando las ganancias, no me parece que vayamos por la senda adecuada. No es que sepa mucho de economía pero los medios de comunicación ni los propios economistas tampoco.

Y si esto fuera cierto, ¿cómo hemos llegado a esta situación?. ¿Por qué esta dependencia del petróleo?. ¿Por qué no dejar hundir a los bancos como se ha hecho en Islandia?. ¿Por qué se ha permitido el nivel de apalancamiento de las instituciones financieras?. ¿Por qué no miramos más por los pobres si todo el mundo está de acuerdo en que es el objetivo a reducir?. ¿Cómo meterse a comprar casas que no podemos pagar?.

"Inside Job" es una maravillosa película que trata de resolver algunas de estas preguntas. Es, sobre todo, una inquietante película donde se vislumbra algo de la lucha de intereses, de poderes, de los efectos del capitalismo voraz o de la naturaleza egoísta del ser humano. Creánme que no quiero hablar de política, ni de izquierdas ni de derechas, ni de socialismos ni liberalismos. Tan solo creo que esta maravillosa película nos habla de que el péndulo se ha ido a un extremo de su trayectoria y que, inevitablemente, debemos volver hacia el centro... Inside Job recuerden...


6 comentarios:

MaS dijo...

Querido,
permiteme un comentario un tanto...: hemos escupido para arriba y está cayendo...
yo más que preguntarme qué nos podemos creer, me digo en quién podemos confiar??...la desconfianza tiene todas las dimensiones, la de los grandes bancos, la de los grandes políticos, partidos, grupos, y la del pequño vecino de al lado, la del pequeño empresario, la del pequeño contribuyente que busca el pequeño fraude que puede hacer.
Aquí, no hay tallas.
un saludo, M.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Pedja:

Pues suscribo y me apunto al comentario de MaS.
Un abrazo

Pedja dijo...

Yo puedo confiar en que mis lectores siguen mejorando este blog a pesar de lo irregular de mis escritos, muchas gracias MaS por ello, un saludo.

Pedja dijo...

Y yo también Fernando suscribo lo que dice Mas pero con una matización, en algo y en alguien aún se pude confiar, un abrazo¡¡¡.

Fernando dijo...

Pedro, me encantará comentar contigo Inside Job en Londres. Gran post y grandísimos comentarios de MaS y Fernando.

Un abrazo

Pedja dijo...

Bueno he de confesar que tu blog también me ayuda a entender la economía, gracias por ello, un abrazo