domingo, 27 de abril de 2014

Canadá sin carteros

A diario hay noticias pequeñas, muy pequeñas que pasan sin pena ni gloria por los periódicos, la gente las recuerda en los desayunos, de pasada, con el típico "ah sí, algo había oído, qué cosas pasan". 

Son noticias sobre las que nadie reflexiona pero que son históricas, nos hablan de cambios fundamentales, de la configuración de un nuevo mundo que se abre a cada hora. Canadá ha dejado de tener carteros, a paritr de 2019 quien quiera recibir algo en su casa deberá acudir a su apartado de correos. No nos imaginamos el mundo que viene mientras no prestamos atención a que desaparecen los carteros en Canadá. Estoy convencido de que viviremos 120 años con facilidad, y quien me lea en el 2428 aún se reirá con esta afirmación y con la manera de administrar justicia que aún tenemos en la sociedad de principios del siglo XXI. Estoy seguro que no habrá cárceles, los delitos se castigarán de otra forma y el móvil lo tendremos incrustado en la oreja izqierda, yo es que soy zurdo ya saben. 

Los carteros han dejado de existir en Canadá leímos hace ya unos meses pero, y espero que no se me moleste nadie, aún hay mineros en León. Me sorprende tanto cómo no prestamos atención al futuro que ya está aqui mientras nos aferramos a un pasado que sí sentimos familiar pero es ley de vida, todo va a cambiar y va a cambiar a mejor por más que nos resistamos.

Ignoro la resistencia, no parece que mucha, que han prestado los carteros del Canadá a este irresistible cambio pero les digo que todo cambio social es inevitable e imbatible así que mejor ilusionarse con el futuro que viene.  No lo vivan desde la angustia, seguirá habiendo historias que contar, películas que rodar y música que escuchar, pero todo será distinto y mejor, como siempre lo ha sido

Advertidos quedan, el futuro ya ha venido y nos ha sobrepasado, adáptense mis queridos monos del Senegal, tal y como hicieron los gladiadores de Roma, los oficiales de la Santa Inquisición de la Edad Media, los trabajadores de los Altos Hornos de Inglaterra y ahora los carteros de Canadá, vamos a mejor.