jueves, 27 de diciembre de 2007

1 año, 365 días, 8760 horas y 31536000 segundos

2007 había sido un gran año para ella. 2007 fue, para ella, el año de las confirmaciones. No es que fuera un año extraordinario pero aprendió varias cosas que ya sabía, mejor dicho, confirmó varias cosas que ya sabía. Se confirmó que todo lo que no pudo hacer en ese momento lo tendría que hacer ya, en este otro. Se confirmó que el futuro y el pasado son territorios que no le pertenecen, que solo en el presente podría acometer sus proyectos. Que aquel día que no ayudó a quien lo necesitaba ya había pasado y que los mañanas no iban a servir para hacer las cosas.

Aprendió que las buenas intenciones son magníficas pero que, conjugadas en futuro, no servían de mucho. Aquel 2007 fue un soberbio ejercicio de reflexión sobre el tiempo, su mejor amiga había fallecido en el 2007 y confirmó lo que ya sabía. Que pocas cosas importan, que lo que importa es la actitud con la que afronte las cosas, que la alegría y el querer vivir se han de circunscribir al hecho mismo de ahora, donde respirar, comer, charlar, reír, amar, ayudar y un largo etcétera son placeres fundamentales. El 2007 fue un año especial, aprendió a valorar los placeres de la vida y las 2 ó 3 cosas importantes que hay, lejos de los que en otros años creía.

Cuando vio la oportunidad de participar en un concurso de blogs resumiendo lo que había sido el año 2007 no pudo evitar esbozar una sonrisa. Desde su nueva concepción del tiempo, desde su nueva actitud vital, solo podía hacer balance del hoy, no del ayer ni del mañana. En definitiva, 2007 había sido un gran año para ella.






5 comentarios:

Mariwell dijo...

Me ha gustado tu sentir de la vida. Cuando tenemos experiencias tan vitales que rozan lo más profundo de nosotros mismos es cuando empezamos a "tomarnos en serio" lo que nos pertenece y lo que no. Tu ejercicio de reflexión nos acerca al compromiso de vivir el hoy dando lo mejor de uno mismo, no sirve esperar a mañana...porque mañana es posible que no estemos y , si estamos , es posible que nuestra oportunidad haya cambiado e incluso ...haya desaparecido. Vivir el hoy , el ahora con toda sus intensidad , darnos cuenta de que estamos VIVOS...es lo que relamente mueve los sentimientos , la bondad y las ocasiones de percibir la sensibilidad de los de al lado.
Tu lo has hecho a través de tus palabras.
Enhorabuena , tienes mi voto ...por supuesto.
No dejes de escribir y de descubrirte a través de tus líneas.
Hay mucho detrás de tus palabras.
Te invito a que visites mi post por si te gusta lo que yo he escrito para este concurso.
http://mariwell70.wordpress.com/2007/12/05/la-vida-de-los-otros/

______________ dijo...

Me ha gustado una historia-reflexión redonda. Lo mejor el último párrafo.
Voto Va!

Iván dijo...

Aprender a disfrutar el momento. Es algo tan básico y que a menudo olvidamos. Futuro, deseos con fecha de caducidad que jamás cumpliremos... Si realmente aprendiéramos a sentir el placer de lo cotidiano. Y me alegro de que tú lo hayas hecho. Yo hay veces que me olvido.
Un pequeño voto para ti.
Un abrazo!

Cristian dijo...

Enhorabuena por tu artículo, aunque estemos en la recta final lo importante es participar, tienes 1 voto más.

Mi hija Ingrid de 7 meses también ha participado, la muy desagradecida me ha dedicado este texto:

Odio a los bloggers

Un saludo y suerte.

Gemix dijo...

original tu blog, si quieres ver el mio:
http://365diasen365palabras.blogspot.com/
Suerte!