domingo, 29 de marzo de 2009

Lo natural es una cadena de corazones rotos.

Este blog corre el serio riesgo de convertirse en una mera reproducción del maravilloso programa Redes de Eduardo Punset pero las cosas buenas hay que darlas a conocer. Hoy hablamos de pareja. Su elección nos ocupa gran parte de nuestro tiempo social. Nos relacionamos siempre con un interés. ¿Contigo pan y cebolla?. ¿Puede el tiempo con todo?. ¿Hasta que la muerte nos separe o, por el contrario, tiene el amor fecha de caducidad? Según estudios científicos, el amor dura 4 años.

Los hombres buscan pareja y muchas mujeres. Las mujeres son más exigentes pero también buscarán cambiar de pareja si se aprovechan de ello. Investigaciones biológicas confirman que las hembras también buscan varias parejas y que la paternidad de muchas crías no corresponde a la identidad de su pareja. Mater semper certus est... que decían los romanos.

Las hembras buscan los buenos genes pero, en el caso de los humanos, ¿cómo saber si nuestra elección es adecuada? ¿que la pareja elegida es la opción correcta?. Para los humanos, ser inteligente es una cualidad genética importante. Por tanto, es razonable que hombres y mujeres se sientan atraídos por personas que demuestran que tienen un buen cerebro pero nunca se sabe cómo acertar.

Desde la perspectiva biológica, la naturaleza humana tiende hacia la poligamia, no a la monogamia. En la naturaleza, por ejemplo, la mayoría de las aves viven en pareja pero se calcula que nada menos que entre un 10 y un 40% de los polluelos son hijos de otro macho.

Hay encuestas que dicen que la infidelidad, aunque sea de una sola vez, es reconocida hasta por el 50% de los hombres occidentales. Al menos un 30% de las mujeres admiten haber engañado a sus maridos. De 4000 especies de mamíferos, menos de 50 viven en pareja. De 185 sociedades humanas estudiadas, solo 29 practican la monogamia.

Ni la antropología, ni la primatología ni la biología sugieren que la monogamia sea una forma natural de vida. Sin embargo, andar y hablar son cosas naturales pero patinar o tocar el piano son cosas posibles y no naturales. La monogamia es posible como lo es el arte pero no es natural.

Es más natural un modelo de comportamiento sexual en el que la gente encuentre una pareja, haga promesas que no pueda cumplir, haya un abandono, a alguien se le rompa el corazón. Luego haya más promesas, haya más corazones rotos. Eso es lo natural, una retahíla de corazones rotos. Pero que algo sea natural no quiere decir que sea bueno y, a la inversa, lo mismo, algo que no sea natural no significa automáticamente que no sea bueno. Cada uno es libre de tomar sus propias decisiones.

Quien opte por la monogamia que sea consciente de que va a luchar contra una parte de su biología pero eso no quiere decir que sea imposible. Al igual que el arte, la monogamia es posible. En cualquier caso, qué difícil opinar y saber sobre las cosas que ocurren en las parejas. Gracias Punset por otro gran programa. Les dejo el vínculo del mismo y una canción muy especial.




6 comentarios:

pilar mandl dijo...

¡Qué bien explicado? ¿Eso es amor? ¿14 de febrero? ¿4 años? ¡qué barbaridad! no sé... ¿Del 10% al 40% de los polluelos?
Pero no hablamos de monogamia en esta sociedad, hablamos de "propiedades"...
Buena entrada... (además sirve para acallar las conciencias:-)
¡Gracias!!

Pedja dijo...

Gracias a ti Pilarmandl, una vez más. Cifras, amor, números, pasión, poligamia, acallando conciencias, madre mía, voy a repasar lo escrito no vaya a ser que me haya pasado con este post... Gracias¡. Saludos.

FAH dijo...

Interesante reflexión.... Lo que distingue al hombre es su libertad, esto es, capacidad de elección y, por tanto, de controlar sus impulsos. La cuestión es: ¿es lo natural (tendencia) lo bueno o no necesariamente? ¿es lo no natural (no tendencia) malo? Yo no tengo nada claro... El hombre busca respuestas y encuentra nuevas preguntas... abrazo.

Pedja dijo...

Muy interesante Paco lo que apuntas. Eso da para un post pero a grandes rasgos pienso que lo natural puede ser bueno o malo. Es decir, un vino, tomado en su justa medida, es algo bueno y es natural pero el virus de la gripe es algo natural y malo.

Por el contrario, algo no natural puede ser bueno o malo. Es decir, tocar el piano no es natural y es algo bueno pero tomar drogas de diseño, drogas químicas, no es natural y no tiene efectos buenos para la salud.

Pero entonces me surge otra reflexión que es la del punto medio, el equilibrio, eso es lo realmente bueno. Jooder, em pongo a pensar y tampoco tengo nada claro. Gracias Paco por participar y por tus comentarios, nos veremos en breve, espero que en abril, ya te cuento, un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Muy interesante el post Pedja. Ignoro como se hacen esos estudios científicos pero si sospecho que el ser humano es poligámico por naturaleza, lo que no quita para que la gran mayoría de parejas no lo sea.
investigaré para saber cuando el hombre dejo de ser poligámico o por qué fue obligado a ser monógamo.

un abrazo

Pedja dijo...

Gracias Fernando¡¡¡. Mantenme informado de lo que halles porque sospecho que tuvo que ser por razones económicas y evolutivas poco relacionadas con nuestras emociones. Muy interesante lo que apuntas, un abrazo y gracias.