lunes, 22 de febrero de 2010

De las nostalgias y otras esquinas...

Ay si yo tuviera 15 años sabiendo lo que yo sé ahora. Bueno es que si yo fuera chaval ahora entraba a todas las tías. Yo creo que si volviera al colegio haría más pellas, eso fijo. ¿Con 25 años? Bueno es que no dudaba en marcharme de viaje por el mundo, al menos un año. Piénsate lo de tener niños, de verdad, yo ahora sabiendo lo que sé no habría tenido 3. 

Ay hijo, si ésta fuera mi época, me habría hecho cooperante, no monja. Entonces era diferente, en aquella época o te hacías monja o no podías dedicarte a lo que he hecho en mi vida. ¿Por qué lo dejé con aquella novia?. ¿Por qué permanecí al lado de aquel jefe?. ¿Por qué no me dediqué al cine y preferí la banca de inversión?. Y así doblamos otra esquina, una nueva calle. De la década de los 10 a la década de los 20 y de la de los 20 a la de los 50 años, con las mismas limitaciones o más, con los mismos miedos o menos y seguimos engañándonos. Ya ven amigos, de las nostalgias y otras esquinas. Siempre nos pensamos muy bien preparados para nuestros pasados y nunca para el futuro pero en cada momento escogimos por la mejor opción, fue la mejor decisión porque, simplemente, fue la nuestra, la más conforme a nuestra forma de ser. 

Para todos aquéllos que piensan que ahora serían más arriesgados, más guapos, más altos que cuando les tocó serlo, para todos lo que piensan que desperdiciaron una oportunidad, una situación favorable o, simplemente, que podían haberlo hecho mejor, para todos los que pensaron que ahora ya no, que ahora es diferente a entonces, simplemente decirles que no se engañen, aún están a tiempo y el que no lo vea así es porque está siendo igual de cobarde que cuando le tocó ser valiente o viceversa. Al menos le quedará la nostalgia y, al menos, aún le quedará tiempo.

14 comentarios:

pilar mandl dijo...

¿Tú crees que el que no se atrevió entonces lo haría ahora? yo creo que no. Pienso que hay que llegar a cierta edad con todo eso detrás. Por más que con 50 años y 3 hijos quieras dar la vuelta al mundo. No será lo mismo. Cada edad tiene su momento y lo demás se acerca bastante a una quimera. Hay que hacer cosas. Hay que viajar. Conocer otras culturas. Mezclarte con el mundo. Adquirir conocimientos. VIVIR.
Aunque supongo que siempre habrá gente que prefiera viajar o soñar desde el sofá...
El que fué valiente. Volverá a serlo.
El qu efue cobarde. Volverá a serlo.

Buena entrada.

Pedja dijo...

Muy buen comentario Pilar, y gracias por participar. Hacía tiempo que no venías hasta el faro del fin del mundo y te agradezco tu comentario. Me da mucho que pensar lo que dices y sí, tienes razón peeeero no la tienes. Quiero decir que si no lo haces ahora, no lo vas a hacer nunca. Nunca mejor que ahora y no siempre será como ahora. Si quieres viajar con 50 años y 3 niños porque con 17 no te atreviste, hazlo. Puede que a tus hijos les venga bien, puede que tengas una relación aún mas estrecha con ellos. A veces pensamos que lo mejor para ellos son unas cosas y resulta que son otras.

Nos limitamos mentalmente muchas veces, pensamos que las cosas son de una manera y no dejamos que sean de otra forma. Lo bueno de hacerse mayor es que uno cada vez va siendo más libre, cada vez le va dando todo más igual pero en lugar de aprovechar esa actitud para seguir probando cosas, muchos se limitan. El que fue valiente podrá ser cobarde y el que fue cobarde podrá ser valiente, seguiré pensando en ello, gracias Pilar, un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Pedja:

Buen post. no obstante, el y si... al final es un espejismo porque no se puede intentar según y como lo no vivido. No creo que sea una cuestión de edad como dice Pilar, más bien creo se trata de ser valiente para el momento. Eso sí, sabiendo que será distinto a lo que habías pensado. Como dices, no es bueno limitarse mentalmente

Un abrazo

MaS dijo...

La verdad es que el "y si..." creo que nos acompaña hasta el último de nuestros momentos, y sólo dice de nosotros que dudamos, que tenemos miedo al error, a no poder retroceder, a no ser capaces de retomar las riendas...
No tengo ni idea de cómo yo sería hoy si hubiero ido, bebido, besado, hecho,...todos esos y sis que me han acompañado hasta hace un minuto. Lo que se es que durante el siguiente minuto de mi vida, tendré seguro, que elegir un sendero...y el que elija por emoción, por razón, por..., estará bien elegido.
Así las cosas, estoy completamente de acuerdo en que el que fue cobarde, tal vez hoy sea valiente, y el que fue valiente, hoy ha devenido cobarde.

Feliz martes.
M.

Pedja dijo...

Fernando, como siempre, muchas gracias por participar. Efectivamente, no es una cuestión de edad, sino de espíritu, de ánimo. Hay gente que con 80 años está haciendo el camino de santiago y otros que con 56 no salen de casa, tú escoges, un abrazo.

Pedja dijo...

MaS, gracias también como siempre, fantástico comentario y estoy de acuerdo, escogemos en todo momento, siempre estamos decidiendo y siempre escogemos la mejo opción porque en ese momento es la que pensamos que es la mejor y ya es tarde para cambiar, así las cosas seremos cobardes, valientes, rubios y bajos, o altos y guapos pero siempre trataremos de escoger la mejor opción de acuerdo a nuestra forma de ser, muy buena idea, gracias, un abrazo.

Dispersa dijo...

Como siempre digo, solo me arrepiento de las cosas que no he hecho. Errar por omisión es lo que más duele, así que procuro evitarlo.

Pásate por mi blog, tenemos... sincronía?

Kike dijo...

si tuvieras la posibilidad de medir las consecuencias de tus acciones, que cambiarías?...
si supieras lo que va a suceder, serias capaz de dar el primer paso?

magnifico post, pedro! Y que os lo paseis muy bien esta semanita carlos y tu!

Pedja dijo...

Fantástica idea Dispersa, arrepentirse de lo que no se hace, claro que sí. Por cierto, he entrado en tu blog, y me preocupo, hay sincronía y eso significa que soy dispersa... gracias por participar.

Pedja dijo...

Kie una pena que tengas que trabajar y no te vengas, gracias por participar y por dar ejemplo diario de esta actitud despreocupada, decidida y optimista. Un abrazo para Brussels.

GDS dijo...

Creo que como mencionabas el post anterior que hablabas del miedo, las nostalgias son las secuelas de uno que otro miedo no afrontado.

Es probable que simpre luchemos contra lo mism desde angulos diferentes, pero eso no significa que nunca lograremos salir vencedores.

Me gusta la manera de como ves las cosas, eres bueno!!! congrats....

María dijo...

Y si lo que hicimos no fue la mejor opción.., que es muy probable, seguro que aprendimos mucho. ¿No es eso para lo que estamos aquí? Lo preocupante es la reincidencia consciente.

Me encantó el post!
María

Pedja dijo...

GDS muchas gracias¡¡¡. Últimamente he tenido alguna duda sobre este blog a raíz de algo que leí. No quisiera caer en la autoayuda, ni en consejos que ni tengo ni sé. Solo escribo porque me gusta y con comentarios como el tuyo me animas a seguir, un abrazo.

Pedja dijo...

Claro que sí María, los errores no existen, yo los considero grandes lecciones, los miedos tampoco existen así que cuál es nuestro límite?, muy bueno tu comentario, gracias por participar, un abrazo